Historia

25 DE MAYO

“La Ciudad de Cultura” 

Reseña histórica 

– SIGLO XIX EN 25 DE MAYO –

Entrar en la historia de los corsos en “25 de Mayo, Ciudad del Carnaval” también lleva a remontarse en el tiempo. Los carnavales de antaño, 1889- 1890, fueron realmente destacables, tenían lugar en horas de la tarde, debido a la falta de luz artificial. Infaltable el juego con pomos de agua florida.

Los carromatos se adornaban, y todos los mascarones que desfilaban se realizaban a mano. El recorrido del corso estaba dado por las cuatro cuadras que rodeaban la plaza, a lo largo de las que se colocaban muñecos llamados “Judas”, uno en el antiguo edificio municipal, los demás a lo largo del recorrido. “La Noche del Entierro”, última noche de corso, se efectuaba el espectacular incendio de todos los muñecos juntos. El fuego tomaba mayor brillo por la falta de iluminación y la gran cantidad de cohetes y bombas que explotaban en el cielo.Otro espectáculo con los Judas lo ofrecían aquellos que llegaban desde el campo a caballo y durante la quema arremetían contra los muñecos hasta descolgarlos, arriesgándose a un incendio.

De los testimonios escritos encontrados, él más antiguo data del año 1896, una columna publicada en el periódico de entonces “El Imparcial”, relata detalles de los bailes sin omitir chimentos de la actividad social del momento durante los días de Carnaval en esta ciudad.Pareciera estar mirando una película en blanco y negro del cine mudo, año 1896, siglo XIX, inimaginable ahora en el siglo XXI, infinidad de cosas distintas, pero también “esas” que no cambian con el tiempo, que hacen a la vida, como por ejemplo la alegría, el amor…- SIGLO XX…Llega el siglo XX, y con él todo tipo de carnavales para contar. Durante las primeras décadas, caminaban todo el recorrido del corso, bandas numerosas en las que cada uno tocaba su respectivo instrumento.En los años 20, las Fiestas se hacían de domingo a martes, incluidos los principales Bailes, teniendo la bendición de la Parroquia. El primer martes tenía lugar el “Corso de Flores”, en el que circulaban los nardos, las mascotas, cantidades inmensas de “agua florida”. Los personajes más destacados iban a parar a las páginas de “25 de Mayo”, revista del Padre Salerno, en la que se observaba como diseño de tapa una foto de la Iglesia ahuecada en el centro, lugar ocupado con imágenes de las mujeres o niñas del pueblo. El sábado y domingo último, los pescadores se adueñaban del desfile. En todo el recorrido se marcaba la alegría de personas de todas las edades jugando con las históricas serpentinas “El Loro” que caían en grandes cantidades como si fueran llamativas cascadas.La noche llegaba a su fin con el último toque de las 12 en el campanario de la iglesia y el estallido de la bomba. Entonces salían a relucir impermeables en los carruajes y palcos sabiendo que iniciaba una lluvia de globos de agua escondidos en los techos y terrazas, incluida la Casa Parroquial, -ya que el Padre Salerno fue uno de los más entusiastas participantes-, sobre toda persona que pasara.

Los primeros años de esta década se utilizaban vehículos con tracción a sangre de todo tipo, desde un sulky, hasta el aristocrático “landau” alquilados a las cocherías veinticinqueñas.

– LA DECADA DEL ´30 TRAE NOVEDADES…

Ya entrando en los años 30, los corsos consistían en duelos permanentes de serpentinas. Los caballeros acostumbraban a obsequiar nardos, muñequitas, y si el interés iba más allá, se llegaba a los bombones. Todo era galantería acompañada con un fino humorismo. En el trayecto se levantaban palcos adornados por las mismas “niñas” que los ocupaban. El recorrido era de calles 9 y 10 desde 27 a 31 variando según la extensión del desfile. Circulaban con vía libre sulkys, charrets, volantas breaks, carros, siempre y cuando estuvieran bien adornados con infinidad de flores y ramas. Algunos se animaban a llevar animales sueltos, representando desde escenas campesinas, hasta paisajes suizos.

Las mascaras sueltas, gauchos a caballo, parejas de novios, cocoliches, payasos se volvieron infaltables, ruidosos e incansables. Existían ya los premios a las distintas categorías: carruajes y sulkys; murgas y comparsas y máscaras sueltas. Se contaba con muchos y famosos Bailes de Carnaval, que tenían un lugar preferencial en el gusto popular, amenizados por orquestas de bandoneón, violín, guitarra y contrabajo, las que dejaban oír tangos, vals, pasos dobles y fox- trox, una buena novedad entonces. Los días miércoles se desarrollaba una reunión a la que asistían con globos de papel de seda rellenos de cenizas, las que solamente se arrojaban ese día, salpicando sobre los hermosos vestidos con las cenizas de Cuaresma. Los principales bailes tenían lugar en distintas casas particulares y en el Club Social, en éste, las reuniones adquirían alto vuelo ya que la concurrencia era seleccionada. Se podía observar tanto a elegantes señores del Comité de Recepción, así como a las damas luciendo destacados trajes fantasías. Desde aquellas épocas la comunidad se inclinó fervientemente por las Fiestas Carnastolendas. A través de los años, los corsos veinticinqueños brillaron en relieve y estilo, tanto los Corsos de Flores, los Infantiles, los de Agua, toda una conjunción que atrajo siempre a contingentes de los más diversos puntos del país.

– AÑOS 40 Y 50, EPOCAS DE GRAN ESPLENDOR…

Al igual que en años anteriores, los corsos comenzaban el Domingo anterior al Lunes y Martes que marcaba el calendario como feriados por dichas fiestas. La calle 9, aún empedrada, de 27 a 31 era el escenario del desfile. A lo largo del trayecto colgaban lamparitas de colores, logrando mejorar la iluminación y a su vez adornaban la acera. En ambas veredas se ubicaban mesas y sillas plegables de chapa. En el centro de la calzada se instalaban los kioscos que vendían: serpentinas, cornetas, globos, matracas, chascos, caretas de cartón, antifaces, pomos de agua florida.Dentro de los motivos que alegraban el corso había muchos y variados rodados: autos sin capota, camiones, carruajes con tracción a sangre muy bien adornados con las tradicionales flores y algo distinto y novedoso, grandes hojas de palmeras. Todos ellos realizaban el trayecto ocupados por damas y caballeros de la sociedad que podían ir disfrazados o no, pero si, contagiando alegría y haciendo volar kilómetros de serpentinas, dejando a la “9” como pintada de todos colores. Las comparsas eran tradicionales competidoras, pertenecían a Luna y Castro, quienes duraron muchos años como “rivales”. Sus integrantes vestían uniformes con zapatillas, pantalón, camisa y sombreros altos, a los agregaban fajas y accesorios de todos los colores.Los Bailes Oficiales tenían lugar en el Teatro Español a sala repleta. Previamente se mejoraba el lugar nivelando el piso, adornando el ambiente y colocando en donde hoy están las butacas, mesas y sillas de tal forma que el centro era la pista de Baile.- DECADA DEL ´60 (1960)… Hasta 1940, era improvisación, casualidad y ganas de divertirse. Luego del desastre producido a fines de los 50, forzosamente, se convierte en una empresa que debe encararse solidariamente. En los ’60, debido quizás al ligero ritmo con que avanzan las manifestaciones sociales, la real Fiesta del Carnaval se ve desdibujada. Los corsos pasan a ser reuniones de tipo vulgar. Las comparsas, murgas y máscaras disminuyen su calidad, logrando desdibujar y casi llevar al olvido tan milenaria tradición.A partir de 1960 y durante los 10 años posteriores, se viven hechos muy relevantes para la continuación de los mismos, cambios, ideas nuevas entrelazadas con las de antaño. Todo en conjunto, lleva a que la tranquilidad, pasividad, poco entusiasmo de los primeros años, se transformen y así hacer resurgir el espíritu de alegría y predisposición que poseen los veinticinqueños para estas fiestas, que llevaron a que la provincia conociera a 25 de Mayo. Un conocido vecino, pionero entre del grupo amante de las carnestolendas, pasa más de una mañana en el edificio comunal esperando ser atendido por el intendente, Jacinto Zabala, uno de los hombres que con su perseverancia, logra que el Carnaval 1963 sea un hecho.

– COMISIÓN DE CARNAVAL – 1963…

Sorteando más de un inconveniente, las autoridades municipales citan a reconocidos vecinos, para conformar una Comisión encargada de planificar, organizar y supervisar los corsos.

La Comisión estipula el recorrido por calle 9 de 27 a 31, indicó, además, que aparte de los 5 días calendario, tendrían lugar un corso de agua y dos infantiles. A su vez se encargó de recaudar y dar a conocer la cifra para los premios a repartir entre las distintas categorías. Otra de sus tareas fue recordar y vigilar el cumplimiento del Reglamento de Faltas vigente, el que entre otros puntos prohibía: el uso de disfraces del sexo opuesto, vestiduras sacerdotales, uniformes militares de la época, el juego con agua durante los corsos y en sitios de acceso libre, uso de disfraces sin permiso oficial, etc.Todos los pronósticos pronosticaban un fracaso, pero se puede decir que fue un éxito, ya que el público respondió con una muy buena asistencia. La última noche de carnaval resultó ser la de mayor animación, según estadísticas se presentaron en total más de 200 automotores y carricoches y los permisos de disfraz otorgados llegaron a 167. La calle 9 vista desde lo alto era una larga vía blanca cobijando a montones de veinticinqueños que no olvidan las raíces.

– MOTIVACIONES INDISPENSABLES…

Durante el año 63, el tema corso queda como dormido, hasta olvidado, ya sea para autoridades como para la población en general. A finales de Enero de 1964, se percibe la primera señal como adelanto para éstas fiestas, la instalación eléctrica sobre calle 9 estaba lista.En cada club, familias tradicionales de los mismos, pasan horas sin descanso para terminar con todos los detalles en lo que respecta al decorado de salones, carrozas y comparsas. Directivos de la comisión dan a conocer, días antes del inicio, el recorrido dispuesto que será por calle 9, desde 27 a 32. Anuncian novedad, la presencia del muñeco representando al Rey Momo, que será quemado el último día de corso en las esquinas de 10 y 29, junto a un espectáculo de fuegos artificiales. Con el correr de los días aumento el espíritu carnavalesco en los veinticinqueños, hubo mayor cantidad de partidarios al juego con agua, lo que hizo que la segunda noche se viviera el espíritu del carnaval. A partir de 1964, la Comisión del Carnaval, comienza a trabajar y procura hacer renacer “el carnaval” de décadas pasadas, tratando de unificar dos épocas muy distintas para lograr un objetivo común. En enero de 1965, el presidente de la comisión hace públicos algunos de los nuevos puntos tratados, uno de ellos es el recorrido del desfile, el que contando con la buena predisposición de los comercios se realizará por una sola mano: por calle 9 desde 28 a 30, por la 30 hasta la 10, transitando por la 10 hasta calle 28 y por esta a 9. Otro dato fue la decisión de que los clubes colaboraran con un porcentaje de la venta de entradas en los bailes y así poder aumentar el monto total de los premios a entregar. Una muy buena noticia fue la iniciativa de proceder a la elección de la Reina del Carnaval en un acto por jurado, que integraron autoridades de la comisión, comunales y vecinos. También se realizaría un Baile Oficial en el Salón de Fiestas del Palacio Municipal, la primera noche, el “Baile de Disfraz y Fantasía”, dando inicio a la serie de actos programados por la Comisión de Festejos de la Municipalidad de 25 de Mayo. Para este año la instalación eléctrica estaba concluida y se acondicionó el arbolado para no restar iluminación al desfile.

– EL “RESURGIR” DEL CARNAVAL VEINTICINQUEÑO. Año 1967…

Era tradición en la ciudad que los días domingo la Banda de Música Municipal actuara en Plaza Mitre, evento que se suspende durante los domingos de Corso. Otra de las cosas que aumenta la expectativa, es el monto de los premios que da a conocer la comisión, también será otorgados premios estímulo a máscaras sueltas y conjuntos alegóricos. El recorrido por calle 27 de 10 a 9 y por ésta desde 27 a 32, así tratar de descongestionar el tránsito y permitir un mejor trabajo al jurado. El mismo estará integrado además de las autoridades comunales y vecinos por tres miembros de la Comisión. El día anterior al comienzo de los corsos 25 parece despertar, arriban a la ciudad numerosa cantidad de viajeros. Tanto en los clubes como en distintas casas particulares se trabaja sin horarios para ultimar detalles, y ya, la primera noche, una de las jornadas con mayor cantidad de espectadores, el Carnaval 1967 se posesiona de 25 de Mayo. Los 4 clubes deportivos pelean seriamente por el premio mayor. Todos ellos presentan cuadros alegóricos, pero el mayor interés lo despierta el hecho de ver las primeras grandes carrozas realizadas en la ciudad, en las que cada club paseará a su princesa. El cetro de la Reina es el preciado título que acarrea sana rivalidad. Las confiterías, restaurantes, lugares de estar que se encontraban dentro del recorrido, habían ya acondicionado ambientes cerrados, y se vieron colmadas de público. En la sede “cebra”, tuvo lugar un baile dedicado al “Mundo de los Niños”, organizado por las comisiones directivas del Comedor Infantil y del Hogar de Niños Pobres, el que cobró continuidad en años venideros.

Todas las jornadas concluían con un baile, en los que además de los tradicionales se hicieron de un “lugar” inamovible, el “Baile de Todos Disfrazados” -Sportivo- y los bailes de Entrecasa de Argentinos y Plaza Italia. Gran algarabía, dentro de una muy buena decoración y derroche de luz, cobro una noche de baile en el Club Social, en donde se dio cita lo “in” de la sociedad veinticinqueñas. El mismo fue organizado por los anfitriones con la colaboración del Club de Polo Fortín Mulitas y el Club de Leones.

Nadie puede negar que en 1967 el Carnaval “cambió”, realmente uno de “esos” para recordar.

El cierre oficial organizado por La Comisión Permanente tuvo lugar durante el baile del último sábado en Plaza Italia, donde su entregaron los premios y se coronó a la nueva Reina del Carnaval.

 

– DE AHORA EN ADELANTE…

Haber llegado a un logro tan importante, implica, que desde ese momento 25 no puede quedarse quieto, hay que trabajar conjuntamente en lo que respecta a organización, planificación, creación y principalmente promoción de los próximos carnavales, ya que deben igualar y superar ampliamente a los que acaban de terminar. Como iniciativa de la Comisión, a partir del ’68 las fiestas carnestolendas dan comienzo el día sábado anterior al domingo. Continuando con las tentativas de solucionar el problema del tránsito, el recorrido queda dado: de 9 y 27 por la 27 hasta la 10, por esta hasta 31, por 31 hasta 9 y de ahí por calle 9 al punto de partida. El tramo comprendido desde 10 y 27 hasta 10 y 31, contará con menos iluminación que el resto del recorrido. Por primera vez, se mandan a confeccionar carteles que anunciaban las fiestas veinticinqueñas. De acuerdo a lo vivido en 1967 y demostrando haber entendido el esfuerzo que lleva la preparación de los distintos números, la comisión aumenta extraordinariamente el monto de los premios. Al finalizar los corsos serán elegidas dos reinas, una durante el recorrido y la segunda, Reina del Carnaval Oficial, de la que se conocerá el nombre en el transcurso del último Baile Oficial a realizarse en el Club Plaza Italia al dar por finalizado el Corso Oficial. Durante las noches de corso se puede observar que el público en general hace más de espectador que de actor en el horario de las fiestas. La cantidad de carrozas y comparsas que desfilaron superaron ampliamente la cantidad esperada. En la sede “cebra” se llevan a cabo dos exitosos bailes infantiles, en los que se otorgan premios. La suma recaudada para los premios oficiales oscila el millón de pesos, importantisimo récord. Terminado el corso, se puede hacer énfasis al apoyo brindado por la población a través de las instituciones sociales y deportivas. Dos de dichas instituciones, Alumni y Sportivo, elevan nota a la Comisión, solicitando que en años venideros la sede de los Bailes Oficiales sea rotativa, no sólo Plaza Italia, dando posibilidad a los demás clubes de integrarse y crecer. El carnaval de 25 de Mayo pasó a ser una “creación” a medio camino del éxito, por lo que no puede saber de fracasos. Las instituciones fueron quienes jerarquizaron el inicio de esta etapa sin precedentes en lo que a corsos se refiere. De ahora en más, deben unificar los esfuerzos para coronar el triunfo definitivo, así tener la satisfacción de elevar a su ciudad a todo el ámbito de la provincia y por que no, de la nación. Desde 1967 en adelante, los corsos veinticinqueños traspasan los límites del partido ampliando la proyección de las fiestas en el ámbito geográfico. Varias localidades del interior y también ciudades vecinas confirman su participación en los próximos carnavales. La Comisión pretende dar un impulso inigualado a los Carnavales ’69, razón más que suficiente para realizar una muy buena promoción zonal. Además, la expectativa de una masiva presencia de público reclama suma seriedad en la organización. Un logro inesperado para sus integrantes fueron las donaciones voluntarias, recibidas de parte de diversos comercios de calle 9.Días próximos al inicio se dan a conocer los puntos más importantes, los corsos tendrán lugar durante 6 días del mes de febrero, habrá dos bailes oficiales, el primero en Plaza Italia -primera noche de corso- y otro en la sede del Club Argentinos el último día, durante el cual se coronaran las reinas de corso y bailes, además de hacer entrega de los distintos premios, los mismos alcanzan una cifra récord en el ámbito zonal en cuanto a festividades populares. Tratando de evitar inconvenientes a la hora del desfile se acuerda el recorrido: desde calle 10 y 27, por 27 hasta calle 9, continuando por ésta hasta calle 34, lugar desde cual se emprenderá el regreso hasta el lugar de inicio por la mano contraria.Un punto importante para las instituciones es que se acuerda que todas las carrozas y motivos, se deben presentar desde el primer día y por lo menos cinco de las seis noches de carnaval.

1969 es el año inaugural del Alumbrado a Gas de Mercurio sobre calle 9, hecho consumado en las fiestas carnestolendas. Como es de esperar, la primera noche se da un éxito total, luego del corso la cita es Plaza Italia para el primer Baile Oficial, sede que también inauguraba su iluminación con gas a mercurio. La noche siguiente se dio una “monstruosa” manifestación popular. Los hoteles de la ciudad se hallaban colmados de viajeros, obviamente, estos hechos traen como consecuencia la inevitable ampliación del recorrido, para superar los obstrucciones provocados por la afluencia de público nunca alcanzada hasta el momento, por lo que a partir de la segunda noche se realiza por una sola mano, dando la vuelta por calle 10, desde 27 a 32.Los disfraces originales son verdaderas atracciones que dan vida a estos corsos. También se presentaron motivos que trajeron a la memoria los carnavales de décadas pasadas, carrozas adornadas con grandes hojas de palmeras y transmitiendo alegría sin parar. El carnaval se convirtió en una serie de jornadas a las que el ciudadano común aguardaba impaciente para disfrutar unas horas de olvidos y distracción, de acción o de recuerdos.

El carnaval no es de uno solo, ni de las 5 instituciones que hacen el esfuerzo mayor para llevarlo a cabo, sino, de toda la comunidad veinticinqueña…

– EL TRABAJO ORGANIZADO Y SOLIDARIO MUESTRA VENTAJAS…

En el transcurso de estos años la caída de los corsos se da, principalmente, a consecuencia de la situación económica del país y por el escaso monto que se otorgaba en los premios. Razones más que relevantes para que la población pierda el interés en los mismos.Si para las fiestas de 1966 la Comisión logra el apoyo necesario de vecinos y comercios, puede iniciarse una gráfica ascendente. Al momento de ultimar los detalles de la programación da a conocer algunos cambios en cuanto a años anteriores: tendrán lugar 5 corsos oficiales y uno infantil a desarrollarse uno de esos 5 días en horas de la tarde. El problema del recorrido es algo difícil de solucionar, trayendo a cuestas el fracaso del año anterior al hacerlo por 2 calles distintas, se opta únicamente por la calle 9. El anuncio mejor recibido fue el monto de los premios, el cual se incrementó notablemente, siendo en ese momento cifra récord en la historia de cualquier actividad social en esta ciudad. También se ayudaría a los clubes que lo requirieran, para solventar los gastos en carrozas, comparsas, etc. Como consecuencia de la cantidad de infracciones labradas anteriormente, la comisión determina a partir de este año, nombrar un Comisario de Corso, tratando de solucionar problemas de ordenes y contraórdenes que se venían sucediendo durante las horas de desfile.Muy positivo resulto el hecho de que distintas localidades del interior del partido se sumaran a las fiestas a realizarse en 25 de Mayo.El día de apertura, debe suspenderse la primer noche de corso y bailes por lluvia. Pero, para sorpresa de la mayoría, la ahora Comisión Permanente de Carnaval y Festejos decide respetar la cantidad de noches de corsos oficiales por lo que habrá carnaval la semana completa, pero como el miércoles corresponde al Miércoles de Ceniza, se opta por realizar ambas fechas a principios de marzo, ya extendiéndose un fin de semana.El último domingo de Corso se hace la entrega de los premios a las distintas categorías y se conoce el veredicto del jurado con respecto a la elección de la Reina en el Palco Oficial, ubicado en calle 9 entre 27 y 28. Posteriormente, y para despedir a éste Carnaval que en general dejo un balance positivo, a las 0,00hs. todo el público se congrega en 10 y 29 para asistir a la quema del Rey Momo.

El lema es ya meta entre los habitantes de este suelo: “25 de Mayo, Ciudad del Carnaval” y a él, se debe aferrar la conciencia de quienes pueden hacer de estas jornadas una fuente más de turismo, como forma incluso, de ingreso económico.

1970 viene acompañado de nuevas y productivas ideas para el desarrollo de los mismos. Las calles que correspondan al recorrido estrenaran ornamentación que agregue color y brillo, mascarones iluminados utilizados por primera vez para este fin y confeccionados especialmente se colocarán a lo largo del mismo. La iluminación recibirá mejoras, además de utilizarse lámparas a gas de mercurio blancas y de colores que prestará la municipalidad. También se ubicarán altavoces en todo el trayecto para mantener informado al público y animar el desfile.

– FIESTA DEL CARNAVAL DEL CENTRO DE LA PROVINCIA DE BS. AS EN LA CIUDAD:

Como iniciativa de esta comisión, a partir de estos carnavales, tendrá lugar en la ciudad de 25 de Mayo una nueva fiesta: La Elección de la Reina del Carnaval de la Zona. Algunas de las ciudades visitadas dijeron si, no sólo a concurrir a los corsos y presentar a sus Soberanas, sino que a su vez, ofrecieron traer carrozas para el desfile de las princesas. Según acuerda la comisión el recorrido será: de 10 y 27 por 27 hasta 9, por 9 hasta la 36, emprendiendo desde dicha esquina el regreso hasta el lugar de partida. Un total de 20 cuadras!!

La primer noche de corso, tanto el desfile, como los disfraces, bailes y confiterías estuvieron a la orden del día. Aunque, como era previsible, no se presentaron las carrozas de los principales clubes, excepto Plaza España: “Mascarada”, una original interpretación del carnaval, viviéndolo dentro de esa entidad, no una imitación de lo que es el carnaval. Luego del corso, se lleva a cabo el Primer Baile Oficial en el Club Sportivo, para recaudar fondos y así poder solventar gastos de éstas fiestas, actuaron: Los Platinos.

– LOS CARNAVALES DE 25 DE MAYO INICIAN LA GESTACIÓN DE UN SUEÑO PARA LA CIUDAD: El Miniturismo

Con el estruendo de la tradicional bomba, a fines de Febrero de 1971, inicia un nuevo carnaval. El conjunto de luces, música, alegría y color conforman un todo que brinda a la masa de visitantes un espectáculo inolvidable. El recorrido determinado es: de la esquina 10 y 27, por 27 hasta 9, por esta hasta 33, lugar desde donde se retornará al punto de partida por la misma arteria en doble mano.

Desde la primer noche se observa un crecido número de público. En el desfile están presentes todas las carrozas, que muestran en general gran calidad. Han superado la etapa del vehículo descubierto y en cuanto el elemento de tracción se lo logre integrar al conjunto, lograrán todo el esplendor para ser las mejores. Es de destacar la contribución de los distintos clubes deportivos, como así de las entidades sociales. Alumni, en su carroza “El Verano de los Corsarios” pasea durante todas las noches a los pequeños del Hogar de Niños.

No se ven comparsas, y es notable su falta, como también la de disfraces originales y máscaras sueltas, que son las que agregan maraña y entusiasmo. Igualmente, nadie se retiró desconforme. Infaltables las murgas, cada una haciendo lo suyo: Plaza Italia núcleo a los mejores músicos locales especialistas de bandas. Una grata novedad estuvo dada por el Centro de Estudiantes Veinticinqueños residentes en La Plata, quienes presentaron carroza y un palco con cuidada ornamentación.

Un hecho relevante fue, que a pesar de la falta de participantes, la Comisión de Festejos no acepta la presencia de 2 números foráneos, que pretendieron firmar contrato para asistir a estos corsos, demostrando defender la originalidad del trabajo local. Todos los bailes, incluidos los oficiales, se vieron repletos, como también las confiterías bailables locales destinadas a los diferentes gustos del público, preparando alegría y diversión en el juego con espuma. Las jornadas terminaban invariablemente ya casi de mañana.

Para la Elección de la Reina Local se invita a las princesas a un lunch realizado por la Comisión de Festejos en el Palacio Municipal el día anterior al desfile, ocasión para tener el primer contacto con los integrantes del jurado. El Baile de Coronación se realizará en las instalaciones del Club Argentinos, oportunidad en la que, como años anteriores se entregarán los distintos premios del corso.

La última noche tuvo rotundo éxito, tanto en el cierre de este carnaval, durante el cual se quemó a Rey Momo en la esquina de 9 y 27 con una concurrencia imponente, como en el Baile Oficial donde se elegirá la Reina del Carnaval Veinticinqueño.

El punto negativo de las 6 noches de fiestas lo puso el recorrido, resultando un verdadero desastre el aglomeramiento de tránsito.

La realidad local como fuente de miniturismo es positiva, debe y tiene que comenzar a canalizarse. Durante los días de corso, se observaron más de una docena de carpas en el Parque Mulitas como respuesta a la difusión que se dio para estas fechas, la capacidad de los hoteles también se agotó.

Resultó uno de los carnavales más importantes hasta ese momento en la historia de 25 de Mayo, dada la trayectoria turística que inició. Queda la impaciencia por la 2ª Edición de la Fiesta del Centro de la Provincia, que por suerte no dura mucho, dejando como saldo el éxito tan ansiado y esperanzador para el trabajo a realizar mientras se espera el año entrante.

– PROMOCIÓN EN EL ÁMBITO NACIONAL

25 de Mayo ya conoce lo que es una etapa de preparación en cuanto a cómo promocionar en el ámbito nacional este evento. La campaña 1972 debe superar a las anteriores. Para lograrlo, la comisión empieza tempranamente sus tareas. Así, licitan la venta para el expendio de la nieve, en cuyos tarros estará la inscripción: “25 de Mayo, Ciudad del Carnaval”, también se realizan calcomanías con el mismo lema para repartir entre todos los vecinos a fin de exponerlas en sitios visibles.

Se contrata publicidad con B.B. Publicidad de L.S.4 Radio Continental para la promoción oral del evento en el ámbito nacional. El presidente de la comisión, viaja expresamente a contratar números reconocidos para la Fiesta del Centro de la Provincia.

Todo ciudadano veinticinqueño guarda la esperanza de que 1972 forme definitivamente lo que es el futuro de los carnavales en esta ciudad.

Este año trae un nuevo cambio de recorrido: desde 9 y 28 hasta 10, por 10 hasta 32, girando en un mismo sentido hasta el punto de origen. La iluminación del mismo resulta abundante y se observa gran caudal de comparsas, murgas y carrozas. Estas últimas quedaron muy bajas a causa de la baja altura que están colocadas las lamparitas y guirnaldas que conforman la ornamentación -algo para reveer- independientemente, llamó mucho la atención que presentaran gran igualdad en la calidad de las mismas.

Se observaron varios motivos sueltos como una Fragata Sarmiento – viajó desde Chacabuco- un avión llegado de Carlos Casares, la murga de Alumni, un jeep muy bien adornado de Don Luis Reggiardo, y muchos más, todo echo por “el pueblo”, la alegría de la gente, dando vida a una gran fiesta popular.

La ampliación del recorrido fue significativa, permitiendo así, mayor fluidez en el desplazamiento y más agilidad en el espectáculo. Todo el conjunto hizo posible que el primer lunes de corso fuera filmado por enviados de Canal 2 de La Plata. Durante las jornadas iniciales se presentaron inconvenientes aislados, que se superaron a la brevedad gracias a la efectiva actuación de miembros de la comisión. La vida nocturna estuvo a tono con las grandes ciudades. Plaza Italia, Sportivo, Argentinos, Ritrovo, Yakuma, se colmaron de personas en todos sus rincones al terminar cada noche.

En 1972 no hubo más que otros años, sino menos, pero por eso no se puede decir si resultó superior o inferior, el gran esfuerzo de los clubes deportivos posibilita el éxito y la trascendencia nacional de esta ciudad. Superar esquemas ya realizados es un desafío muy grande, que a veces no se puede o no se sabe alcanzar.

La fiesta final, se desarrolló en sede de Plaza Italia alcanzando límites no esperados, contó con la presencia como invitada especial de la Reina del Mar, el público no podía fallar y acompañó cada parte del evento. A mediados de Marzo, luego de varias postergaciones, se concreta el “Corso de Nieve”, que no resulta acompañado por el clima frío para el juego con espuma, aunque si atrae la atención del público la quema de Momo a realizarse en 9 y 27 alrededor de la medianoche, finalizado el corso.

El carnaval y la fiesta del Centro de la Provincia se “mantuvieron”, deben buscarse innovaciones en pos de avanzar a la provincialización. En los próximos meses ya deben trabajar consciente en una planificación comunal y organización conjunta de los organismos encargados de fiestas y miniturismo, pensando en el año entrante.

Este “carnaval moderno”, esta por arribar a sus primeros 10 años, en contra de las perspectivas no es demasiado el adelanto mostrado, se ha dejado diluir el esfuerzo de “aquellos pocos” que hicieron tanto. Los que por estos años manejan las “cosas”, están solos, no cuentan con medios económicos que garanticen aunque más no sea, las inversiones imprescindibles. Las autoridades municipales deberían otorgar la autonomía suficiente a la Comisión de Festejos para realizar cómodamente su trabajo.

A pesar de todo, los que la conforman en 1973, no bajan los brazos y preparan los corsos, para lo que cuentan con escaso tiempo, ya que las fiestas fueron adelantadas a causa de una decisión política.

Dentro de sus primeras acciones se contrata a un arquitecto decorador brasileño, para que realice una original y llamativa decoración del recorrido- costó, pero se hizo- también adquieren un nuevo equipo de sonido que lleva una importante inversión, por lo que se espera que los resultados sean los mejores.

Los clubes en conjunto, elevan nota a la misma, solicitando un aumento en el monto de los premios para poder mejorar la calidad de sus presentaciones. Paralelamente, esta entidad trabaja en la promoción de la próxima Fiesta del Centro de la Provincia, aunque demasiado lento. No hubo la antelación de otros años ni siquiera en el ámbito local, donde la propaganda comienza a una semana de los corsos.

Dentro ya de estos carnavales- duraron 6 noches- el pueblo es el verdadero hacedor del espectáculo, como actor y espectador vuelve a volcarse a las calles y salvar con su alegría que debió ser organizado y coordinado. La noche inicial se vio opacada a causa de una gran tormenta que dejó luces y adornos rotos. Pero estos detalles negativos ni se vieron gracias al fervor y entusiasmo de los visitantes frente al magnifico espectáculo.

La presentación de las carrozas resultó brillante, cada institución dejó volar su imaginación y resultaron novedosos motivos. También participaron varios y alegres motivos sueltos locales y forasteros.

Las comparsas no fueron muchas en cantidad pero se llenaron con su esplendor y calidad. Al igual que la tradicional Murga formada por músicos locales. En el primer baile de Plaza Italia se presenta- por 2ª vez en 25- el cantante Sergio Denis. El carnaval ’73, moviliza solo en los bailes entre 5 y 6 mil personas, haciendo de estos corsos una indudable realidad de éxito, dando a los mismos la trascendencia que buscaban desde hace tiempo. En el final, el público mostró su descontento al momento de la entrega de premios, considerando desacertada la decisión del jurado- Comisión de Festejos- en el reparto de los mismos, ya que no había casi diferencia en los montos. Además tampoco sirvió el nuevo equipo de sonido.

La madrugada daba su adiós a la Fiesta Final edición 1973, con fallas, y con lo incontrastable de un evento que le pertenece a 25 de Mayo, porque lo gestó su pueblo con el apoyo de los partidos vecinos y el nuevo día, arribó con el pensamiento puesto hacia el futuro.

1974 llegó de la mano de una nueva Comisión, algo rutinario en la parte organizativa de estos corsos, a éste cuerpo institucional lo conformaron hombres con la experiencia necesaria en el manejo de las fiestas.

Iniciando sus tareas, se da a conocer las novedades y cambios para los corsos venideros. A partir de ese momento, hubo detalles que tenían su vigencia y continuaron así, otros nacieron para crecer mediante el Reglamento General de Participación en Corsos Oficiales 1974, el cual, entre sus puntos indicaba que dicha comisión no formaría parte del jurado para la elección de los premios del carnaval local, éste estaría integrado por 2 expertos locales- un arquitecto y un escenógrafo- y 2 miembros de la Dirección de Cultura de la Ciudad de La Plata. Abrieron las puertas a todos los grupos que quisieran y pudieran participar del corso, además de los clubes deportivos, se dio lugar a particulares, cooperadoras escolares, instituciones sociales, culturales, pudiendo ser del interior del partido ajustándose al nuevo reglamento. Con respecto a las carrozas, debería primar la mano de obra personal de la institución representada y adaptarse a determinado tamaño- no pasar más de 4 metros de altura -. Las comparsas serían de 60 integrantes como mínimo y las murgas, un mínimo de 30 músicos interpretando la música en vivo. Para acreditarse cualquiera de los premios, se debió dar el presente las 6 noches de corso con 3 vueltas al recorrido en cada una, además de participar el día de la fiesta final con un mínimo del 70 % de sus integrantes.

 

– CAMBIOS Y SORPRESAS: “Carnaval de Antaño”…

Para lograr mayor realce se cambió casi por completo la ornamentación en las calles, instalando muñecos en las columnas de alumbrado. Paralelo al trabajo de organización local, la comisión continuó los tramites para oficializar la Fiesta final.

Los comercios comprometieron con anterioridad, ayuda económica a fin de efectuar una buena promoción en el ámbito nacional. La institución “cebra” (Club Sportivo) dio a conocer que no estaría presente en la edición 74 de los corsos, y se da la primicia de la realización por primera vez, de una noche de corso con el nombre “Carnaval de Antaño”- teniendo lugar la última jornada, antes del baile oficial de coronación de la reina local -, en el que se presentaron carruajes y automóviles hasta el modelo 71-. Durante estas fiestas, pudo observarse una mejora de la organización, que demostró un avance en su esquema de manejo, la creación de un jurado semi-permanente dio señal de estabilidad, se ve elevado el nivel en iluminación, sonido, ornamentación y recorrido. Aunque sigue la falla de dejar la música general en los altoparlantes ante el paso de conjuntos con música propia.

Los carnavales se superaron día a día. Se pudieron ver en carrozas, “Fantasía en el Mar”, Club Alumni, “Fantasía Hípica”, del Club Plaza España y “Los Dragones”, carroza que presentara el club Argentinos, los dos inmensos dragones despedían lenguas de fuego junto a un rugido que hacia vibrar al espectador, trabajo que se acreditó el 1º premio desde la primer noche con voto unánime. Las comparsas no fueron inferiores. Máscaras sueltas hubo pocas.

En la parte bailable continuaron los tradicionales de cada club y los dos oficiales, en Alumni se hace presente durante una de sus noches Cacho Castaña. El “Corso de Antaño”, novedad que acarrea gran expectativa, puso una nota diferente a los carnavales y llevó a muchos por los caminos del recuerdo. Se perdió el acartonamiento y se privó de lo estético, pero resultó la alegría auténtica y simpática de la “fiesta humilde”. Realmente un gran “espectáculo”.Se representa en la ciudad, la 1ª Fiesta Provincial.

– PROMOCIÓN EN TODOS LOS ÁMBITOS…

Finalizados estos carnavales, quedaron muchas cosas para rever y tratar de mejorar.

En el transcurso 1974-1975 gente de la Comisión Veinticinqueña viaja a Capital Federal para presentar en la Casa de la Provincia, lo hecho hasta ese momento con relación a los corsos y los proyectos a futuro, a fin de captar la atención de las autoridades provinciales.

Se trabajó sin descanso en la promoción local, provincial y nacional, para lograr el éxito en la edición 75, fechas que marcan verdaderos movimientos masivos de público local y turista.

Por intermedio del Sr. Carlos Muniagorri -presidente de la asociación de ex residentes de 25 de Mayo en Bs. As. y funcionario de Radio Rivadavia- se logro intensificar los contactos en Capital Federal para la publicidad oral. La cuál se emitió por radios Continental y Rivadavia. También hicieron promoción radios de los partidos vecinos y por primera vez se contrata un avión para repartir panfletos alusivos sobre todo el territorio de la provincia. Con el fin de aumentar la recaudación de fondos para solventar los gastos esenciales, integrantes de la comisión ofrecen publicidad oral a los comercios situados en calles 9 y 10 correspondientes al recorrido, de los 30 existentes, solo 10 aceptaron.

La Municipalidad, por decreto, otorgó a la Comisión amplias facultades en cuanto a los aspectos de la comercialización de todos los productos relacionados con las fiestas y con respecto a la toma de decisiones y resoluciones durante el espectáculo.

Continuando con la promoción, se realizó en esta ciudad una Conferencia de Prensa a cargo de los integrantes de la Comisión y autoridades comunales, para periodistas de la zona y Capital Federal, obteniendo muy buen eco en el ámbito nacional. Durante el año, habían surgido en 25, empresas particulares, las cuales ofrecían paquetes turísticos promocionando la “Ciudad del Carnaval”, como por ejemplo, Agustín Farace y Cía. Inesperadamente, pero no ilógico, el 31 de Enero del 75- a 2 días del inicio de los corsos- se hace una reestructuración de la Comisión, manteniendo en su lugar al anterior presidente- resolución lógica -. Las autoridades decanas anunciaron su no-participación, dejando una expectativa de vacío muy grande.

Con las horas contadas se dieron a conocer las decisiones ya tomadas de mayor relevancia: no se cobraría entrada ninguna de las noches de corso, los cuales comenzaron a principios de febrero, siendo obligatoria la presencia de todos los números ese fin de semana. Quedó estipulado en forma fija el recorrido del desfile por las calles 27 de 9 a 10, por 10 hasta 31, 31 de 10 a 9 y por 9 hasta 27, permitieron también la instalación de parrillas a lo largo del mismo. El estacionamiento debía hacerse 2 cuadras antes de recorrido, sobre las transversales y en una sola mano estacionando a 45º, lo que facilitó la circulación y el no congestionamiento. Para los motivos y participantes hubo 2 entradas esquinas de 10 y 27 y 9 y 31. Los Corsos de Antaño, desde ese año, se realizaron durante 2 noches.

Dado el resultado de la promoción realizada, fue creado en el Palacio Municipal un Registro de Alojamiento donde se anotaron aquellas familias que podían dar hospedaje.

Llegó el momento esperado, primera noche de los carnavales 75, frente al palco oficial se ubicaron varios medios de prensa foráneos: Radio Chivilcoy, Canal 2 de La Plata, Canal 7 y Radio Rivadavia transmitiendo flashes en directo. Días posteriores salió publicada una nota en Diario Clarín.

Igualmente pudo apreciarse la alegría y calidad de los distintos cuadros y motivos que dieron vida a las noches de 25. En Murgas, se creó por iniciativa de la comisión, una Murga Libre, en la cual se anotó todo el que quiso participar. En comparsas se presentaron motivos muy originales. Las distintas carrozas mostraron el tradicional esfuerzo y tiempo puesto en sus trabajos, cada entidad dio pauta de gran originalidad. Varios motivos originales complementaron el desfile, no sí las máscaras sueltas. En el transcurso de estas fiestas, la comisión propuso realizar un “Corso de Nieve” a efectuarse durante la jornada de un viernes, en cual se podía participar disfrazado, a los que se les entregaron trofeos.

Estos carnavales supieron combinar muchos factores en contra, hechos que hacen mejor a los organizadores. El último fin de semana se realizó el esperado Carnaval de Antaño, para el que ya se habían estipulado premios a repartir entre los participantes, con la condición que se acreditarían a todo el que se presentó en ambas noches. Hubo comparsas, varios y originales motivos en carruajes y autos muy bien ornamentados. Todos transmitiendo alegría a granel.

Muchos turistas aceptaron la invitación de conocer la ciudad, la capacidad hotelera se vio rebasada, en el Parque de la Laguna se pudieron observar alrededor de 20 carpas. Algo sumamente positivo.Desde ahí, todo el pueblo de 25 de Mayo debió tomar conciencia y preocuparse por el “no fracaso” de “esto” que le costó 10 años cimentar, además de la parte económica, se perdería el prestigio logrado en el ámbito nacional y el peor daño, cortar la tradición.

El año siguiente- 1976- llegó con nueva comisión: Subcomisión Especial del Carnaval- dependiente de la Municipalidad. Gran parte de las disposiciones ya vigentes continuaron, se agregó alguna modificación indispensable.

Los clubes, junto a autoridades comunales y privadas, trabajaron unidos. Algunos puntos organizativos variados fueron: las vueltas obligatorias al recorrido pasaron a ser 2 cada noche. Se otorgó a las instituciones un monto básico por adelantado a cuenta de los premios, para la preparación de los motivos. Hubo cestos a lo largo del recorrido para tirar los tarros de nieve vacíos, cada cesto fue a una entidad de bien público, la cual vendió los tarros para obtener fondos.

– Nuevas pautas para calificar a los participantes. Se le entregó al jurado una Tabla de Evaluación, con la cual debían evaluar a los participantes, para conjuntos: vestuario, sonido, ritmo, color y ambientación; carrozas: una parte artística- diseño, color, iluminación y prolijidad- y una parte técnica- vestuario, trabajo, iluminación y prolijidad-.

Las fiestas comenzaron a fines de febrero del 76. Como en ediciones anteriores, hubo ausencias notables y el clima tampoco quiso acompañar a estos carnavales. Se observaron alrededor de 7 carrozas, comparsas, motivos originales- 4 de los payasos fueron contratados por la comisión -, y diversos cuadros más aunque faltaron las murgas bien organizadas restando el fervor propio de ellas. Se vieron sí, muchas presencias nuevas. Lamentablemente los carnavales sufrieron un paréntesis a causa de un tornado que azotó la ciudad, dejando muchas pérdidas materiales. Los turistas no “achicaron” y continuaron dando el presente cuando se reanudaron, aportando su alegría y entusiasmo.

Recorrió el desfile “El trencito de la felicidad”, una pantera, un puma, un perro y un oso pertenecientes al Sr. Juan Bazan y los payasos Rulito, Rulete, Mequetrefe, junto con el mago Alberto y Blackaman, pusieron una nota diferente. Los conjuntos y comparsas dieron muestras de esfuerzo y dedicación. Peña mi Rincón y el Ballet Folklórico 25 de Mayo, mostraron al Carnaval Norteño, Peña El Fortín, al Carnaval Correntino, vecinos de La Cañonera armaron con 30 pequeños una hermosa “Fantasía Norteña”. “Payasada” resultó la comparsa ganadora, en la que iban patinadores, ciclistas, cabezones, en total 120 personas presentadas por el Club Argentinos. Dentro de los motivos originales, se vio al Sr. Modesto Peki, transportando un cuadro interpretado por los pequeños del Hogar de Niños: “En Alta Mar”. La cantidad y calidad de carrozas no resultó menor, “Fantasía en el Parque” presentaba dos enormes cisnes, a los cuales se les debieron colocar las plumas una por una- Plaza Italia-, además, Alumni, Juventud con Peña El Fortín, Club de Pesca, Escuela de Danzas El Malambo, los vecinos de 3 y 24, el Club Municipal y Argentinos también mostraron sus fantásticas artesanías carroceras. El primer puesto fue compartido entre decanos e itálicos. Las dos noches de corsos de Antaño brillaron en todo su esplendor. El ritmo del desfile y la cantidad de cuadros fue incesante. El público fue numeroso y se jugó mucho con espuma. Al finalizar la última noche tuvo lugar el baile de coronación de la reina local, siendo electa la Srta. Graciela Lavítola, representante del Club Argentinos.

Cerraba así otro capítulo en la “Ciudad del Carnaval”, que resultó altamente positivo, el promedio de espectadores por noche, rondó los 7 mil.

– Gracias a la comuna, turistas pudieron hospedarse en el Hogar de Ancianos, Dependencias Municipales y muchas casas de familia, además de las carpas en la Laguna.

– El 50 % de las fiestas se financió con la venta de espuma, manejada por la comisión. Solo restaba aguardar que la Fiesta Provincial coronara los hechos. BANDA INFANTIL MUNICIPAL

Seis meses antes a la Edición 1979 de los Carnavales veinticinqueños, se comenzó a formar un grupo de niños y adolescentes, que, bajo la dirección del Tte. Pro. Emilio Alberto Sobrino lograron el milagro de transformar sus juegos en música.

El Tte. Sobrino, es una persona de 38 años de edad- en 1979- de los cuales 20 lleva dedicados a su profesión, la cual, según sus propias palabras “es la razón de su existencia”.

Los integrantes eran niños y jóvenes entre los 4 y 12 años. Detrás de ellos, existía la comisión de padres, encargada de todo aquello que fuese necesario para recaudar fondos, tanto para instrumentos, vestimenta, accesorios, viáticos. Contó con todo el apoyo que la comuna pudo brindar, la cual, hizo entrega por intermedio de un decreto, de un subsidio para la compra de todos los uniformes necesarios.

Hicieron su debut durante los corsos 79, pero la finalidad era con miras a más, convertirse en un cuerpo estable para la amenización de fiestas patrias y populares y realización de recitales.

Lo cierto fue, que esa noche de sábado se convirtieron en “pequeños héroes dignos del bronce”, y desfilaron con su música durante más de 2 horas- tiempo tardado en completar el recorrido del corso- vestidos uniformemente con el detalle de una juvenil boina, seguidos todo el tiempo por una multitud que los ovacionaba.

Esta banda resultó ser un hecho educativo de grandes proporciones, siendo de significativo orgullo para la ciudad y excelente embajadora en todos los pueblos de la provincia que visitó, ya que invitaciones no le faltaron.

GUARDIA DE 25 DE MAYO: LAS FORTINERAS

La tradición ha impuesto que toda soberana tenga su guardia. En Argentina la de mayor trascendencia ha sido siempre la Guardia del Mar.

Alrededor de 1976, la Comisión de entonces, presentó la idea de crear la Guardia de 25 de Mayo, cuya misión principal recaería en escoltar a la Reina Provincial del Carnaval. A principios de 1979, dicha idea, cumplía 6 meses de vida, durante los cuales se trabajó a todo pulmón en distintos grupos abocados a la misma. Por un lado, la Comisión de Festejos logró el apoyo de la profesora Marita Cánepa de Ravina -especialista en danzas- y el Sr. Dardo Rovera -en música de percusión- para la preparación del grupo artístico. Paralelamente se formó la Comisión de Padres, encargada de llevar adelante toda iniciativa que pudiera brindar fondos para solventar los gastos del grupo. Asimismo, el gobierno municipal no dio la espalda en ningún momento, aportando tanto en la parte económica como todo lo que pudiese brindar la Dirección de Cultura.

Gran trabajo fue el de los profesores Cánepa y Rovera, fuese en la selección de coreografías y músicas adecuadas para cada presentación, como en la elección y preparación de chicas -para la parte baile- y muchachos -para la percusión- logrando unir la plasticidad y el orden. Para integrar el grupo debían tener entre 15 y 22 años, lo que obligaba a una constante renovación del plantel. Los ensayos eran realizados en el salón de actos del palacio municipal.

El debut se realizó el 8 de Noviembre de 1978, en los festejos de un nuevo aniversario de la ciudad. Luego, en los corsos 79, fue la segunda presentación oficial de la misma, en el cuál se pudo observar que el número de integrantes había aumentado, también el vestuario se modificó acorde a las fiestas. El ritmo contagioso de las jóvenes, la percusión ejecutada a la perfección y la variante de un grupo de chicas portando panderetas, puso en este grupo el broche de distinción. El saldo conseguido fue doble, la aceptación y ovación del público en general y la satisfacción propia de cada uno al poder demostrar la disciplina y amistad que los unía.

Un desfile como pocos que honró a la ciudad de 25 de Mayo. La Guardia era digna embajadora en todo lugar visitado. Todo estaba en marcha, el futuro dependía de 25 de mayo.

EL CARNAVAL DURANTE LA POLITIZACIÓN DEL PAÍS

Se comenzó a desandar el camino de los siguientes 360 días, pensando que las fiestas de 1977 deberían ser perfectas. Pero… por cábala, el nuevo año se presentó con nubarrones para la Comisión Interclubes, como resultado de la siempre existente burocracia gubernamental, administrativa, legal, etc. En este caso, por haber quedado pendiente, -durante el cambio de autoridades comunales en marzo de 1976- detalles administrativos anteriores. Esos fueron los años de la politización argentina y el carnaval, “no zafó”. El nuevo gobierno privatizó toda empresa que acarreara déficit, los corsos 75 dieron pérdidas, en el 76 quedaron premios “colgados”, el carnaval veinticinqueño no fracasó porque los clubes siempre estuvieron presentes.

COMISIÓN INTER-CLUBES: “LOS PADRES DEL CARNAVAL”

Desde ese momento, las autoridades deportivas se nuclearon para realizar los corsos bajo su responsabilidad y organización. Independientemente, la comuna mantuvo su palabra, incluyendo dentro del presupuesto ´77 un subsidio para dicha comisión, además de entregarle las luces del recorrido, el equipo de sonido con los altoparlantes, etc.

Se conformó una Comisión Encargada de las Fiestas del Carnaval, presidida por el Sr. Aidor Miranda -electo por los presidentes de los distintos clubes- quién debía “dirigir” una empresa que tenía como único destinatario a 25 de Mayo, nombrando al Sr. Salvador O. Passarini, secretario administrativo de la misma. Las primeras resoluciones tomadas fueron en torno a la cifra total a entregar en premios, la que se fue repartiendo por adelantado, en forma proporcional según lo recaudado, a los que intervenían 1ª las carrozas y 2ª las comparsas.

Se contrataron conjuntos musicales para los diferentes bailes en las sedes deportivas, los que rotaron una noche en cada una. Las recaudaciones de todos los bailes, fueron a un pozo común, repartiendose el total en forma igualitaria al finalizar las fiestas. También se comenzó con los contactos para realizar la promoción en los distintos ámbitos, logrando -por intermedio del Sr. Muniagorri- publicidad oral en las radios Rivadavia y Continental. Canal 2 de La Plata -convertido ya en portavoz de la vida comunitaria veinticinqueña- emitió durante un programa de “Esta es mi Provincia” una sección dedicada al carnaval de 25 de Mayo, en la cual actuó el grupo “Tres y Uno para el Tango”.

El jurado de los corsos locales se formó con personas ajenas a la ciudad relacionadas con el arte y la cultura. No hubo bailes infantiles por razones económicas. La transmisión del corso se trasladó a la esquina de 9 y 30.

Como cada año, el clima acompañó las noches que quiso, causando alguna que otra desilusión en el público, que sí dijo presente. Una de las noches, por temor a lluvias, las carrozas directamente no desfilaron. A pesar de todo, los Carnavales 1977, se hicieron realidad, mostrando cosas hermosas y diversas, por ejemplo un inmenso perro de 4 metros de alto que encabezó el desfile, una caracterización de “El Gordo y El Flaco” de los Hnos. Moritán, espectacular. Los clubes Sportivo, Alumni, P. Italia y Argentinos- se acreditó el 1º puesto- presentaron carrozas de excelente calidad y buen gusto. Las distintas comparsas entregaron todo de sí en alegría y entusiasmo: “Safari” del Club Argentinos y “Fantasía en Hawai”, del Club de Fomento y Pesca Laguna Mulitas. Infaltable, una murga en la cual Ernesto Crotti e Ismael Barbá eran los personajes centrales, “prestados” a Sportivo por P. Italia y Alumni, respectivamente.

A causa del mal tiempo, los corsos oficiales se extendieron un fin de semana, lo que llevó a que las 2 últimas noches se realizaran dos corsos en uno. Primero desfiló el “corso actual” y detrás el de antaño. El día domingo, fueron divididos por el paso de las princesas veinticinqueñas. Aún con clima amenazante se calculó alrededor de 20 mil espectadores en total, quienes lograron que fuese uno de los carnavales más alegres, en el que se jugó mucho con nieve, las comparsas demostraron verdadera motivación y la gente se aglomeró. Al momento de conocerse los premios, ya comenzaba a lloviznar, pero integrantes de las comparsas de Argentinos -ganadores del 1º premio- abrazados a los del Club de Pesca no paraban de bailar, el público, contagiado, no se movió. En el Baile Oficial en sede de Sportivo, la gente se dio cita masivamente, consagrandosé Reina de los Carnavales de 25 de Mayo: Graciela Castoldi -representante cebra-. La fiesta cobró una animación extraordinaria, y casi sin darse cuenta nadie, llegó el momento de dar vuelta otra página, disfrutando las alegrías que dejó la Fiesta Provincial 77.

LOS VECINOS, HACEDORES DEL CARNAVAL VEINTICINQUEÑO

Con el correr de los días, la Comisión Interclubes, encaminó sus pasos hacia los corsos del año entrante. Luego de una entrevista con el Intendente, habiendo sacado los cálculos finales, los recursos no alcanzaban. Se habló de cobrar entradas, pero la mayoría estuvo en contra. El presidente de la comisión presenta su renuncia, consecuencia: no habrá carnaval. Ante esto, Fortaín, junto a numerosos vecinos -Pedro M. Astigarraga, Pedro Gandarias, entre otros- apoyados por el jefe comunal, conformaron la “Comisión de Vecinos”, nombrando al Sr. Salvador O. Passarini, secretario rentado de la misma. Terminados los trámites legales, comenzaron su tarea: hacer el carnaval. Se envió una gacetilla de prensa a casi todos los medios informativos nacionales. Directivos de la comisión visitaron los partidos vecinos para invitar a las Reinas y autoridades a la Fiesta Provincial.

Los corsos comenzaron a principios de Febrero, con el apoyo de los clubes socio-deportivos, instituciones de bien público, artísticas y culturales, comuna, comercio e industria y fuerzas vivas.

Al jurado lo integraron 2 personas enviadas por la Sub-Secretaría de Cultura de la Provincia y un integrante local. No se dio a conocer el grupo para evitar presiones innecesarias. Para ayudar a mejorar las comparsas, se redacta un nuevo reglamento, mediante el cual, éstas, podrían contar con menor número de integrantes -40 mínimo-, ayudando así, a la formación de mayor cantidad de las mismas. Los premios serían proporcionales a la cantidad de integrantes que tuviera la ganadora.

Para armar las carrozas fueron muchos los vecinos que colaboraron, -artesanos, mecánicos, electricistas, herreros- y gracias al permanente apoyo del Sr. Muniagorri, Lionel Godoy, dedicó su espacio radial, de 60 minutos en radio El Mundo, a 25 de Mayo y sus Carnavales la noche de la víspera al comienzo de los mismos.

Fue así, que al sonar las campanas de las 21,00 horas del 1º sábado, la ciudad abandonó su rutina diaria para “… encender las luces de una nueva marcha triunfal y justificar la condición de ‘Ciudad del Carnaval’, la cuál no fue una designación caprichosa dada por un grupo de fanáticos, sino el resultado de muchas ideas bien trabajadas…”

El recorrido se acortó hasta calle 30, por la poca cantidad de números a presentarse. Los primeros días, parecía que las fiestas se derrumbaban progresivamente, se notó mucho la falta de Argentinos, Sportivo, Juventud y Club de Pesca, pero, pasada la primer prueba, se produjo un vuelco total y como por arte de magia aparecieron máscaras sueltas por todos lados, contagiando su alegría y entusiasmo al público. Estuvo presente un equipo de Mundial Producciones filmando para Canal 2 de La Plata.

ENTIDADES NO DEPORTIVAS “SE LE” ANIMAN A LOS CORSOS…

Las carrozas presentadas resultaron de muy alta calidad. Plaza España, mostró un hermoso “Paisaje Helado de las Tierras Nórdicas”, Peña El Malambo, “La Cenicienta”, Alumni, “El Fonógrafo”.

El Sr. Bazán, dio su presente con nuevos y variados muñecos, Pinocho, un elefante, una jirafa, entre otros. Comparsa presentó el Club Plaza Italia y murga, una muy buena, hecha por Plaza España, las dos llenaban con su entusiasmo y algarabía.

Se realizó un Baile Infantil en sede de Juventud Unida, por iniciativa de Viró Producciones, al cual concurrieron alrededor de 200 pequeños, los que recibieron montones de golosinas de manos de “Papá Noel”. Un porcentaje de la recaudación se entregó al Hogar de Niños, quienes disfrutaron del baile en forma gratuita. Otro se hizo en la sede itálica con la animación de los muñecos del “toldinense”. Los ya tradicionales corsos de antaño del último fin de semana comenzaron con tanta fuerza que se pudo vaticinar el éxito.

Hubo carrozas y cuadros muy bien logrados e interpretados por numerosos vecinos conocidos: “El casamiento de la Jenuaria” -realizado por gente de Argentinos, con máscaras al estilo Molina Campos hechas por los integrantes-, “Los Tanos de la Boca” -carroza en la que iban degustando verdaderos tallarines al son de bellas canciones italianas-, “Las Mucamas”, un hermoso grupo de vecinas: María Pirotta, Elida D´Elia, Mimí Platero, etc. Las comparsas candomberas, por momentos hacían llegar su ritmo a un punto realmente frenético.

Los premios de los corsos oficiales resultaron compartidos, tanto en comparsas -Plaza España y Plaza Italia- como en carrozas -Plaza Italia y Alumni-. Reina del Carnaval Veinticinqueño resultó electa Silvia Fachetoni -representante de Plaza España- durante la velada en sede de Alumni. Y sí, quedó bien justificado lo de “Ciudad del Carnaval”, más aún al finalizar la fiesta provincial.

LA UNIÓN HACE LA FUERZA

Para conservar dicho titulo, se luchó contra miles de inconvenientes, sin embargo las soluciones aparecieron, intentando así, no seguir retrocediendo en cantidad y calidad de las comparsas y carrozas.

En 1979, trabajaron juntos la Comisión de Festejos Municipales y representantes de los diferentes clubes, basándose en un nuevo reglamento, el cual incluía algunas ventajas: las aspirantes locales desfilaron en automóviles 3 noches predeterminadas, completando una vuelta completa del recorrido. No se permitió reformar ni arreglar ninguna carroza luego de la primera velada. Se aumentó de manera importante la iluminación del recorrido, ayudando a que las distintas entidades tuvieran menos gastos en sus carrozas. Se prohibió el uso y la venta de nieve en cualquier lugar y momento.

En cuanto a los números: las murgas, debían contar al menos con 20 integrantes incluidos los percusionistas, las comparsas, 40 pasistas y 4 percusionistas. La edad mínima para integrar cualquiera de las dos era de 14 años. Los instrumentos requeridos por los distintos grupos fueron adquiridos por la comisión. Cada persona disfrazada tuvo que tramitar el correspondiente permiso policial. Comisario de Corso se nombró a Jorge Raposo; el palco oficial estaba en la esquina de 9 y 27. En el edificio municipal se instaló una Oficina de Prensa que visitaron varios periodistas foráneos, por ejemplo de Radio Mitre y Diario La Razón, en el cual salió publicada una página completa sobre los corsos de 25, días previos a su inicio. Las fiestas 79 fueron auspiciadas por la firma “La Elvira”.

Se cobró entrada a los mismos en 3 de las 10 jornadas carnestolendas -una de corso oficial, una de antaño y la noche de la Fiesta Provincial-, echo que no influyó en la cantidad de asistentes. El recorrido del desfile se extendió nuevamente hasta calle 31, estipulando la entrada de los diferentes cuadros por las esquinas de 10 y 27 y la de 9 y 31, únicamente. Para la recaudación de fondos destinados a los premios, la comisión ideó la venta de una rifa.

Llegó el momento esperado, y fue a todo lujo. La velada inicial abrió el desfile la Banda Infantil Municipal de 25 de Mayo, haciendo su debut, en dicha oportunidad estuvo presente el Coronel Mario Guillace -Supervisor Mayor de todas las Bandas del Ejercito Argentino-, el pueblo entero ovaciono emocionado la actuación del grupo.

Fue al escucharse la bomba indicando la hora 0 de los Carnavales 79, cuando los diferentes cuadros empezaron al recorrido: “Travolta y su Ballet”-30 “señoritas” divertidas y coquetas, entre ellas: Pucho Sciorra, Spagnoletti, Piqui Viganó…-; ADAF y Peña El Fortín presentaron unos grandes y hermosos monigotes de personajes infantiles; Peña Mi Rincón y Ballet Folklórico 25 de Mayo, una hermosa comparsa infantil: “Las Golosinas”. Se pudieron ver muchos motivos originales, máscaras sueltas, carrozas y comparsas. La segunda noche no bajó en nada de categoría ni glamour. A las 22,00 en punto, La Guardia de 25 de Mayo inició su marcha por el recorrido del corso, el paso acompasado y la gracia de “Las Fortineras”, sumergió al público en un espectáculo “para ver”. Se las premió con un aplauso y ovación que expresaron todo. Detrás desfiló nuevamente la Banda -lo realizaría la 1ª noche solamente, pero la emoción sentida, hizo que estuvieran presentes en todas-. Terminado el 1º fin de semana, se alambró todo el recorrido para facilitar el paso de los motivos, aún ante la protesta de vecinos y comerciantes. También se sacaron árboles sobre la vereda de 27 entre 9 y 10, para la instalación definitiva del palco.

Las veladas posteriores comenzaron media hora antes, para agilizar dicho desfile. La 3ª jornada desfilaron las aspirantes al trono local. ADAF y Peña El Fortín auspiciaron un Baile infantil en la sede de P. Italia, animado por sus monigotes.

Las carrozas, grupos y comparsas fueron de destacada calidad y originalidad. “Un Paseo por el Cielo” -comparsa de Alumni- dejó ver al sol, la luna y las estrellas bailando en las calles, consiguiendo así el 1º puesto; su carroza representó un hermoso “Sueño Infantil”, en el cual un grupo de pequeños se dormitaban al oír un cuento y a sus espaldas, estaba la inmensa bruja cocinando a un perro dentro de una gran olla, de la que salía humo. Plaza Italia también se jugó con carroza y comparsa. En el rubro de carrozas el 1º lugar fue ocupado por Argentinos, que retornó a “todo o nada”. El vecino Villejas armó, y muy bien, una comparsa: “Celeste y Blanco”.

Los Corsos de Antaño, atrajeron mucho público, se volvió al juego con nieve y la alegría fue la dueña de las calles. Innumerable cantidad de disfrazados aportaron entusiasmo, sorprendió la carroza “El Circo Show” -Spagnoletti era el lanza-fuego, acompañado por artistas muy buenos y hasta el enano de circo-; “La Fiesta de la Vendimia” -carroza de los Panesse- tenia instalado un molino a escala del que no paraba de salir vino con el que convidaban a los espectadores, además llevaba a la “reina” -don Ismael Barbá-. Muchos quisieron divertirse, la gente del Auto Club, la barra de Argentinos dirigidos por su presidente, más de 30 números que divertían y se divertían. En ambos corsos fue destacable la iluminación, no así el sonido general, que impedía oír la música propia de cada cuadro. Tampoco gustó que las comparsas fueran acompañadas solo con percusión. Durante el Baile Oficial en sede de Sportivo se coronó Reina del Carnaval Veinticinqueño Patricia Robledo -por Peña El Malambo-. Los turistas sentían como su casa el Parque de la Laguna en el cual se instalaron numerosas carpas. Y luego de la esperada Fiesta Provincial, esto quedará para el recuerdo, y la consigna será pensar en la próxima…

 

UNA NUEVA DÉCADA ¿PUDE MATAR AL CARNAVAL?

Al comenzar los años 80, los carnavales contaron con la presencia de importantísima cantidad de público, no así de motivos presentados de las distintas categorías. 25 de Mayo no se lucía como en los espléndidos años 70, que marcaron a fuego la “Ciudad del Carnaval”. Los números tenían menos integrantes y el vestuario menor calidad. Se produce un descenso notable en lo que respecta a la “curvatura” de diversión.

El año 1980 se presentó muy complicado, más que nada en la parte económica para la realización de los corsos. Tratando de levantar un poco los ánimos del pueblo en general, la Comisión brindó nuevas pautas para la creación de los diferentes cuadros. En comparsas debía haber 52 integrantes, contando entre ellos 4 pasistas y 8 percusionistas, las murgas se podían formar con un mínimo de 30 integrantes, los grupos con motivos originales, mínimo 10. Para la recaudación de fondos, se puso a la venta una rifa y un bono contribución, el cual servia como entrada durante una noche. En todos los bailes se agregó un plus a las entradas que era para la comisión, la cual a su vez, organizó dos Bailes Pre-Carnaval para recaudar fondos. No fue necesaria la colocación de los alambrados y el recorrido volvió a acortarse hasta calle 30.

Pasó a cobrarse entradas en todas las noches de corso oficial, siendo el 50% para entidades de bien público. El hecho de que Lunes y Martes ya no fueran feriados, influyó mucho en la cantidad de público.

Los grandes ausentes del año fueron el Club Argentinos y la Banda Infantil. Coca Cola, auspició los corsos y la Fiesta Provincial.

La jornada inicial empezó con mucho retraso y demasiados baches entre los números. La segunda noche, tratando de elevar el nivel abrieron el recorrido “Las Fortineras”, presentando nuevos pasos, vestuario, realmente muy bien. Las siguieron las Reinas de Sportivo y Plaza Italia.

Las carrozas presentadas resultaron de gran calidad y de mucho esfuerzo humano para su realización. El Globito, con “La Flor del Camalote”, demostró su trabajo y empeño puesto, más que nada por la falta de experiencia. Se adjudicó el 3º puesto y una mención especial al mérito; Plaza España: “La Metamorfosis de la Mariposa”-el gesto de los dos gusanos, “él y ella”, atrapó a los espectadores-; Alumni: versión árabe de “El Sultán del vino” y Plaza Italia: “Festival de los Conejos” -muñecos en distintas posiciones asando al spiedo una zanahoria-.

Plaza Italia y El Globito presentaron murgas, este último se lució llevando como director de la misma a don Ismael Barbá y entre sus integrantes a Spagnoletti. En comparsas, “Travolta” encabezaba a la de Alumni: “Carnaval Copacabana 1980”, la que contó con muy buenos bastoneros y el acompañamiento en vivo del grupo “Ave Luz” -se adjudicó el 1º premio-. El Sr. Villegas otra vez dijo presente con una comparsa. El grupo de ADAF presentó nuevos muñecotes, atracción de grandes y chicos. Además se vieron varios motivos sueltos.

Los corsos de antaño mostraron mucho público en todo el recorrido jugando holgadamente con nieve. Se vieron creaciones de singular valor artístico, como reproducciones de los almanaques “Alpargatas” con creaciones de Molina Campos, amén de otras que simplemente brindaban su humor mediante la originalidad. Villegas también hizo comparsa, Sportivo: “Scola que Gambas!”, Argentinos la carroza “Niños en el Parque” y muchos más. El Corso de Antaño salvó la trascendencia del Carnaval en 25 de Mayo y se convirtió en un gran espectáculo.

Resultó el más flojo de los carnavales hasta el momento en la historia moderna, se salvó el prestigio gracias a la tradición. El turista aceptó el nivel ofrecido, pero el público local, según sus propias palabras, no. Lo positivo se basó en la cantidad de entradas vendidas durante todas las noches. Los bailes tuvieron su éxito, tanto los tradicionales como las tanguerías y confiterías bailables -Miau y Yakuma-. En sede de Alumni tuvo lugar el Baile de Coronación de la Reina Local: Silvia N. Burgos, representante de Sportivo.

TOMAR CONCIENCIA CUESTA…

El Carnaval, es lo que más trascendencia le ha dado a la ciudad en el ámbito nacional. A comienzos de los ´80, a pesar de los avatares económicos que sacudían al país, subsistió, aunque no con el brillo de años atrás. La comunidad toda, seguramente, debió, sentirse responsable de los “galardones sociales” logrados, imposible buscar culpables ni salvadores, la realidad fue y será que es mucho más difícil mantener algo que crearlo. La artesanía carrocera local, siempre se distinguió entre muchas otras ciudades. No todos entendían que “Carnaval” no solo significaba -y significa- el dinero de los premios, sino, una empresa en la que debiera estar todo veinticinqueño, ya que al concretarse ganan todos, hoteles, comercios, instituciones.

Aunque se perdió mucho del lujo a causa de los grandes costos que significaba todo emprendimiento, el Carnaval 1981 se vio renacer.

Era principios de febrero cuando comienzan a organizarse los miembros de la comisión, lo que llevó a arriesgar mucho en muy poco tiempo. Las definiciones se tomaron con rapidez y se trabajó sin horarios.

Principalmente, fueron realizadas las respectivas invitaciones a todos los partidos de la provincia de Bs. As. para la Fiesta y Elección de la Reina Provincial del Carnaval 1981-tarea a cargo de la Dirección de Cultura Municipal-.

Las bocas para el cobro de entradas estuvieron atendidas por representantes de diversas cooperadoras escolares.

El cambio más importante se dio al trasladar el recorrido hacia otro sector de la ciudad, según lo explicado, a consecuencia de la poca predisposición de colaborar de algunos comerciantes, además de brindar así, la posibilidad a clubes y entidades de bien público de colocar parrillas y/o cantinas a lo largo del mismo. Esto acarreo mayores gastos en ornamentación y alumbrado. El corso se realizó por calles 9 y 10, desde 30 a 34, ubicando el palco oficial en esquina de 9 y 30 y frente a éste, gradas con capacidad para unas 500 personas. Con la anticipación debida, la entidad decana había anunciado su no-participación debido a la falta de dinero y personal para preparar algún motivo, ya que los premios estipulados no cubrían los gastos para encauzar algo mínimo. Tampoco estuvo presente Plaza España.

Luchando contra viento y marea, se pudo, la primer noche de corso, aunque no mostró majestuosidad, se colmó de público jugando animadamente con espuma, las gradas se llenaron, entre los motivos se observaron más carrozas y comparsas -aunque menos imponentes- lo importante fue que no hubo baches durante el desfile, al cual lo inició la Banda Infantil. Estuvo presente la ya conocida comparsa Catinga y sus “bellas mujeres” con nuevo vestuario y música contagiosa. Otro foráneo infaltable, don Juan Bazán llegó con “El Circo de Dumbo” cargada de muñecos con movimientos mecánicos caracterizando a distintos animales.

Los veinticinqueños demostraron su esfuerzo para que “carnaval” siga siendo carnaval. ADAF presentó una comparsa formando con sus muñecotes, un equipo de fútbol completo, además de una carroza con muñecos, globos y alegría. “Paseo en el Caribe”, fue el nombre de la carroza itálica, la escuelita de fútbol de dicho club formó una comparsa: 55 pequeños, una reina y sus princesas, con muchas ganas de divertirse. Igual entusiasmo se vio en “Un Mundo de Payasos”, carroza que llevaba a un montón de niños realizada por la Guardería del Club Atlético Argentinos, ganadora del primer premio.

Complementando esta inauguración, se presentó la comparsa Samba- Samba -oriunda de Lincoln- mostrando un maravilloso despliegue de ritmo y vestimenta.

El aporte de alegría y diversión, música fuerte y ruidosa, lo pusieron las murgas, El Globito armó una muy buena, con 25 integrantes y 5 percusionistas, adjudicándose el primer puesto. Otra la realizaron vecinos de la 3 y 26, juntando alrededor de 40 personas.

Spagnoletti, numero seguro en los corsos, mostró en su comparsa el trabajo “a pulmón” hecho por las 45 personas que la integraban, acompañados por un grupo de músicos de la ciudad de Azul.

El Globito trabajó, y mucho, armó la comparsa “Fantasía Tropical” con gran ritmo y disciplina, además, una carroza que mostraba a un gran pulpo, caballitos de mar, delfines y una almeja de la cual salía su postulante al trono local. Otra de las buenas cosas vistas: “Noche de Estrellas”, comparsa encabezada por el conocido Aníbal “Travolta” Leguizamón, seguido por una patinadora, bailarines, acompañados por el grupo “Ave Luz” interpretando la música en vivo, excelente trabajo de Alumni, digno ganador del primer premio obtenido.

Los muñecos del Sr. Ferreyros, entremezclados con las máscaras y motivos sueltos, brindaron todo de sí. Terminado el 1º fin de semana, gran desafío para la comisión, se debieron realizar varios ajustes y para las noches venideras se contrataron números a otras ciudades.

Visitó 25 la Scola do Samba “Brasil Pandeiro Show”, la ya esperada y alegre “Catinga” y “Pirá Yirá”, comparsa llegada desde Rojas, la que sirvió como marco al desfile de las princesas locales.

El broche final a las fiestas se dio con los Corsos de Antaño, cargados de alegría, energía y ganas de divertirse. El desfile fue abierto por la banda Infantil, la concurrencia de público era relativamente alta, se vio a casi todo el mundo corriendo y jugando con espuma y globos -participantes y espectadores-; entre los números se observó una comparsa de Gitanos -El Globito-; “Chamamé”; “El Boliche de la Taba, Truco, Bocha y Generala” – los que convidaban con maníes y aceitunas a todo el mundo; la escuelita de fútbol de Plaza Italia representó “Una noche en un Saloon de Las Vegas”, formada por muchos y divertidos “Cow- Boys”.

Las noches bailables no fallaron, cada club continuo con sus bailes tradicionales y los oficiales.

Amen de los esfuerzos, el Carnaval de Antaño tampoco consiguió el nivel deseado. Las carnestolendas culminaron con el Baile de Elección y Coronación de la Reina local, en sede de Alumni, recayendo el título en la Srta. Adriana Rivolta -representante de Araujo-.

Estos corsos no llegaron a cubrir las expectativas de organizadores ni vecinos. Pero, para el visitante que no los vivió antes, sí, la fiesta fue imponente, tanto por la cantidad de público, de carrozas, el ritmo de las comparsas y los motivos contratados que dieron un matiz positivo. Pasada la fiesta provincial, los esfuerzos se redoblaron para encarar el año próximo.

 

CUANDO LAS SOLUCIONES ESTÁN SEGUIDAS DE PROBLEMAS

La contratación de los números foráneos en 1981 consiguió que el déficit se adueñara de la comisión, la cual en Enero del 82, no terminaba de saldar las deudas. El hecho de casi “restringir” la presencia de los creadores del “carnaval moderno”, los clubes, el año anterior fue un grave error.

Al comenzar 1982, la Cámara de Comercio, Industria y Producción de 25 de Mayo hace pública una carta expresándose en contra de la realización de los carnavales debido a la cruenta situación económica nacional, aunque sí defendía las puertas que se abrían al miniturismo gracias a los mismos.

El Carnaval ´82 comenzó a gestarse, si fracasaba, “… cientos de personas que se movilizan por sus entidades, habrán conocido la tristeza de no ser comprendidos, pero seguirán luchando por su agrupación, club… Mientras, los negativos de siempre seguirán criticando.”

El cobro de las entradas continuaba en manos de los colegios. La Comisión organizó en Plaza Italia y Alumni, bailes precarnaval para la recaudación de fondos, igualmente se continuó con la rifa anual de los corsos.

Se realizaron cambios importantes: el recorrido retornó al trazado original, calles 9, 10, 27 y 30. Desde este año la explotación de cantinas y parrillas se la adjudicó la comisión. Para los premios se pasó a dividir a las comparsas en dos categorías: locales y foráneas. No fue grato la negativa del Club Plaza Italia de no participar, siendo una de las instituciones iniciadoras, además de haber conseguido varios logros gracias al carnaval.

A todo o nada abrió la edición 1982, una de las noches actuó la Banda Infantil Municipal. En carrozas hubo para todos los gustos: ADAF creó una granja con grandes zapallos, una canasta llena de zanahorias, un espantapájaros y un montón de pequeños trabajando con rastrillo, azada y regadera. El grupo “Ave Luz” se “largó” solito, y presentó “Fantasía”, la que mostraba un faro, ellos tocando en vivo y de fondo un inmenso sol. No podía fallar El Globito, y armó “Disneylandia” en la que viajaba el Pato Donald con toda su familia -todos muñecotes inmensos-; “El Gran Circo Miguelito, de Norteamérica a 25 de Mayo” con todos elementos e integrantes que componen un circo fue realizada por la gente de SHELL de 25, quienes, ante el esfuerzo recibieron el primer premio.

Peña Mi Rincón y Ballet Folklórico 25 de Mayo se unieron en “Ritmo, Alegría y Cerveza”, muy buena comparsa, en tanto El Globito se llevó el primer lugar con “Fiesta Carioca”. Un grupo de caras conocidas se observó en la comparsa “El Jardín de las Caléndulas”.

Entre las forasteras estuvo Samba- Samba -Lincoln- con su fastuosidad y buen gusto; “Estrella Carioca” y “Macumba Toldera” -ganadoras en Los Toldos- y “Estrellado´82” de Capital Federal, que no agrado mucho. No fallaron las murgas, que hacen la alegría de los corsos, una de El Globito -con mucho ritmo de tambores-, otra de la Subcomisión de Fútbol de Plaza España, también “Los Cebollitas” -Escuela de Fútbol de Plaza Italia- y “Las nenas del Cañón” de Los Muchachos del Carnaval.

ADAF y la Agrupación de Arte Nativo hicieron un montón de muñecotes: Mickey, El Pájaro Loco, etc. que con los motivos sueltos y conjuntos entretuvieron a chicos y grandes. Los bailes cobijaron a todos aquellos amantes de los distintos ritmos y las trasnochadas.

CORSOS INFANTILES

Fue el complemento justo para los corsos, dio los mejores resultados. El Corso Infantil, seguido por un baile para los pequeños, fue un éxito inesperado, se vieron cientos de niños disfrazados brindando su espontaneidad y dulzura, acompañados por miles de espectadores que lo pasaron de maravillas. El Baile no fue para menos.

Los Corsos de Antaño conjugaron alegría y entusiasmo. No faltó nadie, clubes, barrios, se vieron carrozas, carros, comparsas… Volvieron la serpentina y el papel picado. Entre los motivos: “La murga del 40”, “Los linyeras del 2000”, “Sulky TC 82”, una carroza en la que se ordeñaban vacas en un corral -idea de los decanos- y muchos más que lograron la continuidad del desfile. Durante el baile de Elección de la Reina local del Carnaval resultó electa Hebe N. Maffeo -Argentinos-. El público aportó mucho en cada evento, este año el esfuerzo dio más frutos, aunque lejano a otras oportunidades. Lo importante, todos aquellos que trabajaron con optimismo y sacrificio lograron “hacer el corso” que se vio coronado con broche de oro al terminar la Fiesta Provincial.

En el transcurso del ´82 y a principios de 1983, los carnavales pendían de hilos muy finos, estaba el problema económico y los integrantes de la comisión presentaron la renuncia a su presidente. Las instituciones no contaban con un solo peso para aportar al carnaval, imposible realizar corsos sin plata, sin premios y sin cobrar entradas.

VOLVER A EMPEZAR

Con todo en contra, lo blanco negro y lo negro blanco, el carnaval ´83 se realizó. ¿Cómo?, gracias a las instituciones. Plaza España, Plaza Italia y Alumni formaron una nueva comisión -aceptada a través de un decreto por las autoridades comunales- que recibió la autorización para organizar las fiestas. De ahí en más, a trabajar. La comuna se encargó de los gastos en iluminación, ornamentación, etc.; los responsables de confiterías y salones de baile realizaron un aporte voluntario para la organización; el cobro de las entradas quedó a cargo de la comisión, con ayuda de los Bomberos Voluntarios. Nueva variante del recorrido: se inició en 10 y 27, por 27 hasta 9 y por 9 hasta 31, retornando por la misma calle hasta el punto de partida. Se cambio el orden de los corsos, el primer fin de semana se realizó el “Carnaval de Antaño” y al siguiente comenzaron los oficiales, siendo 4 noches seguidas y otro fin de semana.

Al igual que otros años, los de antaño se cargaron de alegría, concurrió gran cantidad de público, aunque debido al acorte de tiempos, los motivos presentados fueron menos -en 25 de Mayo hubo siempre quienes no piensan tanto y solo lo preparan-. No por ello disminuyó el entusiasmo de todos los presentes. Igualmente no faltaron los asados y choriceadas que caracterizan a éstos números, entre los que se vieron: un rancho muy bien logrado, un vehículo antiguo ocupado por doctores y empleadas del centro asistencial, “Los amigos de don Pancho” -todo el grupo Manfredi, que después del casamiento del año anterior, llegó el bebe y ahora… a cuidarlo-

La Comisión organizadora junto a la Dirección de Cultura Municipal realizaron un corso infantil y baile frente al Palacio Municipal, evento que puso una gran cuota de ternura y superó las expectativas iniciales, ya que contó con muchos participantes y espectadores. Durante las noches de corsos oficiales, la gente se volcó masivamente. La apertura inicial estuvo a cargo de la Banda Infantil Municipal, gracias al trabajo de muchos vecinos pudieron verse diversas carrozas y comparsas. Alumni, en carroza armó algo totalmente original, en la misma viajaban jóvenes con grandes mascarones caracterizando a conocidas personas de la entidad; El Globito, recreó un show de la cantante italiana Rafaela Carra; dicho club organizó una muy buena comparsa que le dio el primer lugar, “Ritmo y Color”; Plaza España, trasladó a su carroza a toda una selva con sus animales, “Monolandia 83”, a su vez, formó una comparsa al estilo “Las Fortineras”.

Los itálicos también ofrecieron carroza y comparsa, en la primera categoría, “La Gallina y sus pollitos” -trabajo muy bien hecho en los grandes muñecos, con movimientos en la cola y cabeza- que le hizo ganar el primer premio. La escuela de fútbol de dicho club junto al Ballet Folklórico 25 de Mayo, fueron quienes armaron la comparsa “Tropicana”.

El Globito, gente de trabajo duro y sin descanso, presentó la murga encargada de colmar de bullicio y entusiasmo a todos los presentes.

Motivos sueltos hubo muchos, así como máscaras y conjuntos: “Los Canillitas”, “Volvieron los Gorilas”, “Los Picapiedras”, etc. Todos los bailes alcanzaron éxito. A pesar de no haber sido los carnavales más lujosos, 25 de Mayo no cortó la tradición y todo el pueblo apuntaló. La elección y coronación de la reina veinticinqueña se realizó durante una velada en el club Plaza Italia, obteniendo el titulo, Alejandra A. López, representante de Sportivo.

Al culminar las fiestas, incluida la provincial, estaba estipulado desde el principio que de existir superávit entre todo lo recaudado a nombre de la comisión, se repartiría en forma igualitaria entre los tres clubes organizadores. ¿Lo hubo?…

Los mismos, después de todo el esfuerzo realizado obtuvieron el mejor premio: la satisfacción del deber cumplido.

Teniendo la experiencia de los años anteriores, la Comisión Interclubes de 25 de Mayo renovó algunos de los puntos del reglamento. Continuo vigente la rifa para recaudación de fondos.

Nuevamente se varía el recorrido, el cual regresa a las calles 9, 10, 27 y 30, ingresando los motivos por 10 y 26 y 8 y 30, únicamente.

La Comisión se encargó de comercializar por su cuenta toda la parte publicitaria que estuviera dentro de dichas cuadras. Queda estipulado una menor cantidad de integrantes para cada categoría: comparsas, un mínimo de 30 incluidos los músicos, permitiendo que la música sea grabada o en vivo; para las murgas, el mínimo era de 15 personas.

Lo relevante e importante a tener en cuenta, era que al cobrarse una entrada, estas fiestas pasaron a conformar un espectáculo, por lo cual había que cuidar hasta el detalle más ínfimo.

Resultó una década difícil, pero el público, local como foráneo tuvo una actitud consecuente a pesar de la decadencia de los corsos, ya que conocían y sabían el “hacer” de los clubes.

Estos Carnavales de antaño resultaron más alentadores, se pudo calcular un promedio de 16.000 personas durante el fin de semana, pero tampoco llegaron a colmar todas las expectativas. Los grupos fueron varios y muy divertidos, aunque no resultaron la cantidad ni de la calidad esperada. Dieron el presente: “El grupo Manfredi y sus amigos”, Margarita Arroyo y sus chicos tangueros, la gente de la parroquia presentó “Los Pintores”, quienes obsequiaban frases muy lindas a todos los presentes, también una carroza de la Cooperativa de Tamberos que convidaban con quesos a todo el mundo, todo esto además de cantidad de números y máscaras sueltas.

El sonido general resultó bastante malo. La gente terminó algo decepcionada, lo cual fue un mal “aperitivo” de los corsos oficiales. Tienen lugar todos los bailes tradicionales más los oficiales.

Comenzados los corsos oficiales, el panorama no varió mucho, sí se pudieron ver varias carrozas: “Un Brindis por la Paz” -El Globito-; “El Show de Clemente” -Alumni-, “Mundo de Golosinas” -Plaza Italia-, “Espinaca” -Sportivo- “La Diablada” -Argentinos, como acostumbró siempre, fue un trabajo espectacular que ganó justificadamente el primer lugar- y Juventud presentó un muy buen cuadro taurino. Plaza España, llamó a su carroza “Ronda de Conejos” -mamá coneja y sus conejitos-. En cuanto a murgas, varias y peligrosas: “Las chicas del 17”, llevaban muy buena percusión, entre sus integrantes: Cachorro Marelli, el “Nene” Albo, Rubén Loureiro, y muchos más que llenaban de rouge a todo el que podían agarrar. Otra la presentaron vecinos de 4 y 24, con más de 30 personas y muy buena percusión.

Juventud formó una comparsa encabezada por Spagnoletti, “Las Mariposas”; Plaza Italia, “Los Marineros”; ADAF “Timba- Timba”, un juego de 40 cartas españolas, cada integrante representaba a una. Además se vieron varios grupos y motivos sueltos. Las carrozas no fueron de las más notables, pero bien. Hizo falta mayo iluminación. Poco a poco los corsos van recuperando su prestigio.

El Corso Infantil se convirtió en un éxito rotundo. Estuvo organizado por el Centro Educativo complementario Nº2 con el auspicio de la Secretaría de Bienestar Social.

Las calles se vistieron de colorido y alegría ante la presencia de los niños. Primero actúo la banda Infantil y luego se procedió al desfile que constaba de 3 vueltas completas a la Plaza Mitre.

La elección se la Reina del Carnaval veinticinqueño fue realizada en Alumni, siendo la elegida, Patricia N. Gorosito-Sportivo-. A esperar la Fiesta Provincial y pensar en el próximo…

UNA LUZ AL FINAL DEL CAMINO…

En la etapa preparatoria de las carnestolendas ´85, se observó una tendencia a crecer, a retornar o por lo menos acercarse, “a los buenos tiempos”. Para lograrlo tuvo “todo” que ver la Asociación Interclubes. Era imprescindible una previa recaudación de fondos -continuaba la rifa anual y se hicieron bailes de pre-carnaval-. Vuelve a trabajarse fuerte en la promoción nacional de éstas fiestas -se lleva material a la Exposición de Bs. As., en la Casa de la Provincia, y a la exposición de Mar del Plata-.

Se trataron ciertas cuestiones en pos de mejorar: dejando de lado por primera vez y definitiva, los lunes y martes de carnaval, optando por 4 fines de semana seguidos. Cada club integrante de la comisión, debió presentar por lo menos, un número: comparsa y/o carroza.

El recorrido no varió, utilizando la cuadra de 30 entre 9 y 10 para descanso de los grupos. Quedó estipulado la realización de todos los bailes tradicionales de cada sede, más los oficiales.

En carrozas, los trabajos presentados mostraron esfuerzo, ingenio y voluntad. “México lindo y querido!…” -cuadro recreado por una inmensa águila, templos mexicanos y Mariachis-, una presentación de la entidad decana, ganadores del primer puesto; “Deixa a Portela passar”, la carroza, correspondiente a Plaza Italia, toda en sí, conformaba todo el cuerpo de un águila, -Portela, una de las Scolas de Río, utilizó como símbolo en 1980 a esta ave-; El Globito realizó grandes muñecos con movimientos, acompañados con flores, música y varios niños: “Los Pitufos”; Juventud Unida, armó un gran “Juego de té”, tan bien hecho, que parecía de porcelana; Alumni se decidió por el humor, “El Show de las Colitas Frescas” en la cual, Hugo Rosciano era la figura principal -caracterizado por un gran muñeco con un micrófono en sus manos- y delante de él, varias chicas bailando; los “cebras” expusieron una escena bien de campo: el gaucho hamacándose en una reposera, mientras fumaba un cigarrillo y observaba como su vaca era ordeñada mecánicamente; “El Gran Carlitos”, en homenaje a Charles Chaplin, fue el motivo elegido por “los dragones”, quienes recrearon su singular sombrero y originales zapatos, dentro de los cuales iban bailarines. Se presentó un nuevo grupo en esta categoría, “Amigos de Hugo Alem” -apoyaban al piloto de TC Roqueperense-, debutando con “Gran Circo Fran Fran”, lleno de payasos, trapecista, cámara filmadora, un enano y un mono enjaulado, obteniendo el 1º premio en Humorísticas.¿Y LAS COMPARSAS?: La gente del “Viejo Nacional” presentó “Iberá”, comparsa compuesta casi en su totalidad por el sexo femenino con muy lindos y “llamativos” trajes, que bailaban al compás del órgano de Antonio González Salguero. Visitó 25, “Sara Mama” -comparsa llegada desde Bolivar-, integrada en su gran mayoría por pequeños que mostraron un buen trabajo de grupo. ADAF estuvo presente con nuevos muñecotes amigos de los niños, además de componer junto con Miau, un hermoso Ford A.

Se vieron varios motivos sueltos de gran originalidad como el que resultara ganador: “El Patito Feo alimentado por Cargill”.

Con el correr de los días, se logró ir teniendo continuidad en el desfile, así como también fue aumentando la animación, las ganas de divertirse y la predisposición al juego con espuma.

Las expectativas no se colmaron por completo, era el momento de replantearse si continuar o no con la tradición de los corsos carroceros, ya que resultó muy notable la falta de percusión y bullicio de las comparsas.

La Banda Infantil, actuó el último día de los corsos oficiales abriendo el desfile de las princesas locales. Terminado el mismo se armó un “gran destape” y se jugó con agua en grande, algunos se fueron enojados, otros no, y otros, fueron a “la comisaría”…

Los globazos volaban de Zercibal a la vereda de enfrente y viceversa. Lo mismo se vivió en la esquina de 9 y 29.

EL MEJOR DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS

Estos corsos de antaño vieron revivir al carnaval, a los artistas y a los espectadores.

Conjuntos, carros, autos, máscaras sueltas, fueron incontables. Para recordar algunos: la carroza de la Cooperativa de Tamberos -no se cansaron de repartir hormas de queso entre el público-; una carroza de Sportivo, “Los Payasos”, verdadero peligro, llevaban harina, agua, espuma…; Juventud representó “El Casamiento de Motoneta”, estuvo presente Toquila López y su comparsa, otra de Alumni, con “cada nenas” que daban miedo…; “Las chicas del destape” correspondiente a Plaza España, “divinas”. Además hubo un “auto loco” traído por Miau desde Pedernales, etc.; pero el grupo más destacado y valorado fue “Volver a Vivir”, comparsa armada por jubilados y pensionados de 25 de Mayo, un hermoso y verdadero ejemplo para todos. Otros, destacados también pero no por su recato, “Taverna y los 40 ladrones de Alí Madlum”, con machetes, cachiporras, harina, agua, ruda, rouge, no dejaron “títere con cabeza”, entre los Alí: Cachorro Marelli, Madera Gastaldi, Pedrito Paramio, Rubén Loureiro, etc.

Se compartió picardía, buen gusto, ingenio, alegría, lo único que se pudo hacer, fue vivirlo.

El corso infantil consistió en el mejor final para estas fiestas, -organizado por el C.E.C.- se anotaron más de 172 grupos y conjuntos, alrededor de unos 800 niños, -la Comisión Interclubes hizo un aporte para los premios-, que antes del desfile fueron homenajeados con la actuación de la Banda Infantil. El desfile fue abierto por la carroza “Cumpleaños en el Bosque”, realizada por el C.E.C. Los pequeños pudieron jugar, divertirse y bailar en su propio baile en sede del Club Alumni.

En el mismo lugar se efectuó el baile de elección y coronación de la Reina local, título obtenido por Analía Lujan Evangelisti -El Globito-.

Esta vez se pudo festejar de verdad, ya que éstos carnavales sí fueron superiores. La mirada ya puesta en la Fiesta Provincial, para que ninguna nube pudiera empañarla. Empapados por el entusiasmo se comenzó a imaginar el próximo año, que obviamente, habiendo encontrado el camino, se debía seguir subiendo…

CARNESTOLENDAS DECLARADAS DE “INTERÉS PROVINCIAL”

Fechado el 15 de Enero de 1986, con la firma del Gobernador de la Provincia, Dr. A. Armendariz, salió el decreto 181, que entre otros puntos expresaba: “…dada la magnitud que alcanza dicha festividad en 25 de Mayo, las autoridades bonaerenses lo han tenido en cuenta y han procedido a declarar la misma de Interés Provincial…”. Ésta, fue la 2ª oportunidad que 25 de mayo alcanza dicha distinción, anteriormente se dio entre 1973 y 1976. El haberlo logrado significó ir a “todo o nada” en los corsos venideros. La Comisión Interclubes apostó a la organización y promoción, mediante el Sr. C. Muniagorri -sus gestiones y aportes año tras año, “son” invalorables- se consiguió publicidad en las Radios Rivadavia, El Mundo y Mitre. Dentro de las mejoras, se colocó nueva y más cantidad de iluminación al recorrido. El empeño y esmero puesto por Instituciones, particulares y todo aquel que deseó sumarse, valió la pena. También se contrataron números y comparsas foráneas para complementar.

En la presentación de las carrozas se observó mejor categoría: “La Plaza de mi Pueblo” ideada por gente de Sportivo quedo muy bella; Juventud realizó “Fantasía”; el Ballet Folklórico 25 de Mayo “Mundo Marino”; “Los Dragoncitos se Divierten”, Plaza España; “La Diosa Kali” fue un trabajo del Club El Globito -resultó monumental el muñeco de la diosa, tanto en figura como en estética- obtuvo el primer premio compartido con “Fantasía en el Bosque”, carroza itálica. La familia Acevedo, indudables fanáticos de su pueblo y el carnaval, armó “Los Ídolos de 1985” -en la que se habían caracterizado entre otros, Parisi, Porta, Maradona, etc.- y al no conseguir transporte para tirar la carroza, lo hicieron a mano por todo el recorrido del corso, obteniendo un muy merecido premio estímulo.

“Hawai”, fue el motivo elegido por la comparsa de Alumni; los “Decanos”, “Fantasía 86” y Plaza España, ganó el primer lugar con “Macumba Dragonera”, siendo la comparsa más numerosa y colorida, también se presentó “Mambo-Mambo”, creada por Spagnoletti.

Alumni armó la tradicional batucada, en la cual sonaron muchos redoblantes y bochinche.

Muñecos se vieron para todos los gustos y edades, realizados por diversas personas, por ejemplo, vecinos del Barrio San Alberto; N. Ferreyrós formó “La Familia del Pato Donald” -compuesta por 10 muñecos-; H. Domínguez y P. Mancilla realizaron un muy lindo dúo; la gente de ADAF y el CEC hicieron 8 muñecotes más, éstos, unidos a las máscaras y motivos sueltos, lograron contagiar entusiasmo. El que se vio mejorado con la presencia de los foráneos: “El Auto Loco” -Gral. Alvear- y una batucada que llegó desde Moquehua.

Lo más imponente: “Yirá Parí”, comparsa oriunda de la ciudad de Rojas, integrada por alrededor de 80 personas.

La concurrencia de público resultó masiva y se jugó con espuma hasta el cansancio, demostrando verdadero ánimo festivo.

“CORSO INFANTIL”, EVENTO IMPRESCINDIBLE DENTRO DE LOS CARNAVALES

No necesitó reglamentarse, pero era algo seguro, -siempre a cargo del CEC-, en esta oportunidad se anotaron 97 números, cifra extraordinaria que reunió a miles de niños y adolescentes, y a toda una multitud de espectadores dispuestos a disfrutar del momento. Durante la jornada final de los corsos oficiales, desfilaron las postulantes al reinado local, al cuál ocupó horas más tarde en sede de Alumni, Verónica Musse, representante “cebra”.

Y llegó el tan esperado Carnaval de Antaño, por el que desfilaron decenas de carros adornados, indicadas de diferentes regiones: “Los Indios Pampa”, “Los Indios Watusi” -Club Argentinos-. También estuvieron “Los Japoneses por la Argentina”; la “Diligencia 25 de Mayo- Bolívar”, con sus guardias armados, y muchos más. Inesperada pero bienvenida, resultó la visita de “Noche de Brujas”, comparsa de San Enrique.

Se vivió con mucha alegría, el pueblo se aglomeraba por todos lados mirando o jugando.

Una edición enriquecedora para los ánimos veinticinqueños que se mostraron esperanzados como hacía mucho no se veía. Gracias a eso, el puñado de vecinos que nunca bajó los brazos, absorbió fuerzas extras para encarar la próxima edición.

La comisión se formó con tres personas de cada entidad agrupada: Alumni, Sportivo, Plaza Italia, Plaza España, Juventud Unida y El Globito; secretario rentado: Hugo Rosciano.

En 1987 llamó la atención el clima, a causa del frío que se instalaba por las noches.

La jornada inicial desfiló la comparsa “Yirá Parí”, con gran vestuario, prolijidad, colorido y realce, pero se pudo observar menos cantidad de integrantes, los que a su vez no mostraron muchas ganas de bailar.

CARROZAS: MAYOR CANTIDAD, MENOR CALIDAD

Hubo varias carrozas: “El Descubrimiento” -una carabela en movimiento, llevando a Colón, nativos, un cura, etc.- ideada por la gente de Sportivo; “Fantasía Carioca”, ocupada por un inmenso muñeco candombero con una gran pandereta en movimiento, creada por Plaza Italia; “Fantasía Cubana”, de los “aurinegros”, con dos muñecos gigantes, palmeras, canasta con frutos y el detalle de una flor blanca gigantesca acompañada por buena iluminación, música y bailarines, obtuvo, objetivamente el primer lugar. Alumni recreó “Paseo en Góndola”, belleza, ritmo de baile suave acompañando a las jovencitas, una sutil y linda idea. El Globito realizó un trabajo artesanal brillante: “Carnaval Papúa”, mostrando la historia de una tribu africana; “El Carnaval del 30” ideada por Juventud, atrajo los mejores recuerdos y Plaza España con muñecos caracterizando a diversos animales, presentó: “El Zoo Jazz Band”.

En mini-carrozas, el Ballet Folklórico 25 de Mayo presentó, “Las Mariposas” y las familias Acevedo- Gómez: “La Fiesta Ratonera en la Villa”. Estuvieron las murgas, que siempre con la bullanguera y alegre marcha hicieron su aporte; El Globito juntó a todos los “lanzafuego”; también “Las Chicas de San Vicente” -un poquito musculosas- y los amigos de la 7 y 20. Muñecotes, motivos sueltos y máscaras entretuvieron al público menudo.

Visitas: “El Auto Loco”, con muchas y buenas mejoras, las comparsas “Estrella Carioca” de Los Toldos; “Los Reyes del Cruce”, a las cuales se sumó “Las Estrellas del Trópico”, de Spagnoletti.

La mejora del clima acompaño a mejorar las noches de corso en cuanto a la cantidad de público y con mejores ánimos.

3ª vez consecutiva que el CEC se encargó del corso infantil, al cual se le extendió el recorrido hasta calle 29. Más de 100 números anotados. La Banda Juvenil ofreció un mini recital, previo al desfile de los niños. Hadas, crotos, toreros, una tribu completa y la “Guardia Infantil” al ritmo de la batucada de Villegas, coronó toda la cantidad de motivos vistos.

El público desbordó, resultado: maravilloso.

Como cada año, las noches dieron vida a los bailes en las distintas sedes, además de colmar las confiterías bailables.

El cierre de los corsos oficiales estuvo encabezado por el desfile de las aspirantes locales, de las cuales obtuvo el titulo, Roxana Gamarra, representante de Plaza Italia.

Lo mejor queda para el final, en los corsos de antaño 1987 se vieron carrozas y comparsas llenas de esplendor. No faltaron caras conocidas: el grupo Manfredi, gente “dragonera” que llevaba una pileta llena de agua y globos…, un barco inmenso del que bombardeaban con harina y agua -hasta que los calmó la policía-, la comparsa de Villegas desfiló al ritmo de tachos y tapas de ollas. La espontaneidad aseguraba el éxito.

Buenos alicientes para las entidades organizadoras, entre las que no estuvieron, Sportivo -no organizó ni participó-, ni Plaza Italia, que sí presento carroza, al comenzar las tareas hacia el año próximo.

Año tras año, son los mismos pioneros los que siguen firmes en éstas fiestas que, con altibajos, dice presente

Los carnavales 88, lograron mantener el nivel del año anterior y en algunas cosas, superarlo.

“Stola do Samba Show”, comparsa local del Sr. Villegas realizó una vuelta al recorrido en todas las noches de corso oficial y la Fiesta Provincial sin cobrar por su actuación, donando dicha remuneración.

“La Pantera en el Trapecio” -el popular personaje- fue el motivo elegido por Plaza Italia para su carroza. El Globito representó los carnavales a través de los más conocidos instrumentos -matraca, antifaz, etc.-, el romanticismo se adueñó de los “xeneizes”, armó la carroza con 2 cisnes una fuente, pérgola, flores, farolas y música suave acompañando a la joven bailarina. Alumni, junto al Colegio San Xabier, trasladaron una “Fantasía Holandesa”; Plaza España conquistó con el humor, “Las Gatitas y los Ratones de Porcel”; Argentinos aceptó el desafío, reeditó “Los Dragones”, igual motivo que ganó en el 74 el 1º premio, pero con la carrocería totalmente nueva y los inmensos dragones largando fuego. ¿Dudas?, fue la ganadora del 1º premio.

Desfiló una mini-carroza con todos los juegos infantiles y llena de niños, “Fantasía en el Parque”.

Se presentaron muchos muñecos: “Plaza España Campeón”, todo el equipo armado por el Sr. Gómez; Anteojito y su “clan” de N. Ferreirós; entre otros. Una noche se vivió la actuación de “Caru Curá”, comparsa de prestigio nacional, oriunda de Esquina, Corrientes, contando con 140 integrantes. Valió la pena tener que trasnochar un día de semana.

A los dos días, la algarabía de los Carnavales de Antaño, en los que se vieron más de 90 números. Casi todo realizado con espontaneidad por agrupaciones barriales: “Ignorancio el farolero”, “Los Siameses”, Canal 3 y su gente, “Solteronas pero con apuro”, “Expreso el demorado” -bañó a todos en harina y nieve-; “Los Gitanos” del CEC Nº2 adivinaban la suerte a cuanto conocido se cruzara.

El corso infantil superó los 120 inscriptos, lo que significó un desfile con más de 300 niños, que tuvieron su baile en sede del CEC.

Durante el baile de la elección local -en Alumni- participaron jóvenes de todo el partido, coronándose, Mónica Fabiana Ramos -El Globito-.

Luego de la Fiesta Provincial, el domingo, tuvo lugar un Carnaval a Beneficio, todo lo recaudado se destinó a comprar el mamógrafo del Hospital Unzué. Participaron motivos de ambos corsos, la “Stola do Samba” y “Acuarela”, comparsa de Pedernales. Desde ahí, la única idea eran los últimos carnavales de la década.

1989 se presentó difícil, el país pasaba por una gran crisis energética, se realizaban cortes programados del suministro todos los días.

CÓMO HACER LOS CARNAVALES SIN LUZ

La Comisión estableció nuevo reglamento y decisiones para utilizar la menor cantidad de energía eléctrica.

En cuanto a los bailes, se realizaron solo los oficiales y de a uno por noche. El recorrido se acortó casi a la mitad: 9,10, 27 y 29, utilizando las cuadras 29 entre 9 y 10 y 10 de 29 a 28, para descanso de los grupos y a la vez, ahorrar electricidad.

En carrozas se vieron: “Fantasía Indígena”, de Argentinos; “Mi Pequeño Pony”, Alumni; El Globito brindó un homenaje a un autor brasileño armando todos elementos de percusión -en escala-; Plaza Italia armó dos mini-carrozas con muñecos mecánicos haciendo piruetas en juegos infantiles, con las cuales resultó ganadora de 2 segundos premios en esa categoría, dentro de la cual estuvo, “Valle de las Aves”. Se contrataron varios grupos: “Blancanieves y los 7 enanitos” -muñecos del Sr. Boné- “Sexitante Show”, comparsa de Rojas, buena pero no impresionante, volvió “Samba-Samba”, luciendo un vestuario espectacular, adquirido por completo en Brasil. “El Caballo loco” -de los alvearenses del Citroen- fue la cuota de alegría. El punto negativo fue la total falta de comparsas y murgas locales.

En el Corso Infantil se presentaron más de 70 números, entre los que se observó la aparición de 2 numerosas comparsas: una del CEC y la otra de las P.R.A.P.S. -Escuelas de Verano-. Antaño prometía mucho, dada la cantidad de inscriptos. Así fue, desfilaron cuadros a montones: un Zeppelín que se cansó de hacer “maldades”, “Las Chicas de Adidas”, comparsa formada por los empleados de la misma; “Vacaciones en Hawai” -una bicicleta a vela-; “Arrasó el Malón” -y arrasó con todos-. La segunda noche, la comisión, decidió no cobrar entrada, como agradecimiento al público por el apoyo brindado con su presencia.

En la elección local el trono fue para Marisol Soledad Montenegro -Sportivo-. En estas fiestas, el nivel se vio equiparado, pero hacia abajo. El detalle sobresaliente lo puso el público con su presencia.

COMISIÓN DEL CARNAVAL

En el año 1995, por convocatoria de la Municipalidad de 25 de Mayo para formar la Comisión Institucional de Fiestas Populares se presentaron a la reunión citada muchas instituciones con ganas de participar. Ya en la segunda reunión solo quedaron 6 interesados que fueron los que integraron la Comisión fundadora. El Club Plaza Italia, Juventud Unida, Argentinos, en ese entonces el Globito, también estuvo el Centro Educativo Complementario y Capilla del Carmen. El presidente elegido fue Héctor Alfredo Dentice, al cual le siguió José María Estévez, Félix Carlos Locatelli y el actual Carlos Alberto Ferreyra.El Carnaval de 25 empezó a crecer a pasos agigantados, la fiesta era en el centro del pueblo y todos los veinticinqueños participaban masivamente de sus motivos. Se hacía el Carnaval Oficial, el carnaval de Antaño y el de Niños.El 15 de diciembre de 1997 se solicita Personería Jurídica. En este mismo año se van algunas instituciones y quedan en la comisión el Club Argentinos, el Globito, Juventud Unida, Centro Educativo Complementario y Capilla del Carmen. El trabajo era mucho y se necesitaba más gente. En el año 1999 entran como colaboradores el Club Alumni, Plaza España, Sportivo y El Coral 25. Y el 28 de abril de ese año se otorga definitivamente la Personería Jurídica.Para el 2000 el Club Sportivo y el Coral 25 pasan a ser integrante de la comisión.

En el año 2001 después de mucho ir y venir se traslada el Corsódromo al actual Boulevar Valmarosa del Parque Laguna Mulitas donde hoy se está progresando día a día en su infraestructura. Y en ese año también, se incorporan al carnaval las comparsas Ángeles y Demonios, actual Así-Así y por decisión de la comisión, se deja de hacer el carnaval de Antaño. A fines del 2003 la comisión da un vuelco e ingresan como miembros, representantes de las dos comparsas que tomaron peso e importancia dentro del carnaval que son Mirú-Mirá y Angeles y Demonios.

En la Actualidad son 7 instituciones que participan activamente de las actividades de la Comisión: Club  Atlético Argentinos, Club Juventud Unida, Centro Educativo Complementario Nº 802, Comunidad del Carmen, Amigos de Mirú-Mirá, Davemar y Así – Así (ex Angeles y Demonios).

EL CORSÓDROMO

El Corsódromo es un escenario al aire libre, único en la provincia de Buenos Aires, ubicado en el Boulevar Valmarosa, del Parque Laguna “Las Mulitas”, un espacio recreativo de 30 has. Este lugar permite que el espectáculo de carnaval se disfrute desde cualquier rincón ya que proporciona una perfecta visión hacia la pasarela de 400 metros de largo por 8 metros de ancho, donde desfilan más de 500 personas, tiene una capacidad para 6000 espectadores cómodamente sentados (sectores VIP, sillas y mesas, servicio de gastronomía, sonido digital, seguridad, sanitarios y estacionamiento son sólo algunas de las comodidades ofrecidas). Brillo, color, belleza y alegría en el corsódromo de 25 de Mayo demuestran el entusiasmo y el trabajo incansable de nuestra gente.

¿QUIENES FORMAN PARTE DE LAS NOCHES DEL CARNAVAL?

  • 4 comparsas (Así-Así, Mirú Mirá, Davemar y Burucuyá)
  • 2 Batucadas (Emperatríz y Maimará)
  • 4 Carrozas (Club Argentinos, Así Así, Comunidad Del Carmen y Club Atlético Juventud Unida)

CANTIDAD DE ESPECTADORES APROXIMADO POR TEMPORADA

Son cincuenta mil espectadores los que visitan el carnaval durante las ocho noches en que se desarrolla.

¿CUÁNDO SE EMPIEZA A TRABAJAR EN LA PRODUCCION DEL CARNAVAL?

Las instituciones empiezan a trabajar en la producción del próximo año del carnaval una vez que termina la temporada oficial (ocho sábados  arrancando el segundo fin de semana de enero). Los meses de producción son desde marzo a diciembre.

LOCALIZACION GEOGRÁFICA DE 25 DE MAYO

25 de Mayo es un partido dentro de los 135 municipios que conforman la provincia de Buenos Aires. Esta situado a 220 km de la Capital Federal.

Las rutas de acceso que te acercan a esta ciudad ubicada en el centro de la provincia son: Ruta Provincial 46 y Ruta Provincial 51.

¿QUIÉN ES EL INTENDENTE ACTUAL?

El intendente actual es el Dr. Hernán Ralinqueo perteneciente al Frente Para la Victoria (F.P.V).

¿QUIÉN LLEVA ADELANTE LA ORGANIZACIÓN DE LA FIESTA PROVINCIAL DEL CARNAVAL DONDE SE PRODUCE LA ELECCION DE LA REINA PROVINCIAL DEL CARNAVAL?

La Fiesta Provincial del Carnaval donde se elige a la Reina Provincial del Carnaval es organizada por la Comisión Institucional de Fiestas Populares integrada por siete instituciones locales (Club  Atlético Argentinos, Club Juventud Unida, Centro Educativo Complementario Nº 802, Comunidad del Carmen, Amigos de Mirú-Mirá, Davemar y Así – Así)  y el Gobierno Municipal a través de la Secretaria de Cultura, Deporte y Juventud.

No se admiten más comentarios